Conoce algunos sistemas de preservación de alimentos

En la industria alimentaria la preservación de alimentos es un proceso muy importante, debido a que estos se producen en masa y se distribuyen a las tiendas, el tiempo en que van a ser consumidos es muy variable. Por eso es muy importante contar con los procedimientos y los recursos adecuados para que los alimentos y bebidas que van a ser distribuidas se preserven de la mejor manera.

La preservación de alimentos se realiza con el fin de guardarlos y poder consumirlos un tiempo después. Los procedimientos que usan son para evitar que los microbios que se encuentran en los alimentos y bebidas de manera natural no los echen a perder. Las enzimas que se encuentran en los alimentos son las aceleradoras de la descomposición, por lo tanto, los diferentes procesos de conservación se van a enfocar en retardar este daño que ocurre de manera natural en los alimentos y bebidas.

Métodos fríos para la preservación de alimentos

En la actualidad, es de conocimiento general algunos de los métodos de preservación de alimentos como la congelación, que consiste en ponerlos a temperaturas que van de 0 a -4 °C, esto es para que no quede ningún rastro de calor en ellos y para detener el desarrollo de microorganismos y de las enzimas, que se encargan de reducir la aceleración de la descomposición.

La congelación es diferente de la refrigeración, como bien lo podemos observar en nuestros refrigeradores caseros, en la sección del congelador los alimentos o bebidas quedan completamente como pedazos de hielo, pero en el refrigerador no hay hielo, sólo se mantienen fríos sin llegar al grado de congelación. Lo mismo pasa en este proceso de conservación, los alimentos se suelen mantener a una temperatura de 5 °C, suficiente para mantenerlos frescos y los conserva por algún tiempo.

Lo cierto es que un sistema conservador para lácteos, varía entre la congelación y la refrigeración. Por ejemplo: los productos lácteos se deben refrigerar a 5 °C, y las empresas los colocan en la parte de atrás. Hay productos lácteos que no se deben congelar, como la leche, natas y quesos frescos, esto se debe a la cantidad de agua que contienen y al hacer el proceso de congelarlos y luego descongelarlos para consumirlos habrán perdido propiedades.

Métodos más antiguos pero que se han modernizado

Uno de los procesos más antiguos que se conoce es el de secado o deshidratación, ¿cómo creen que lo hacían antes de que el congelador fuera inventado por ahí de los mil ochocientos? Pues justamente era con el método contrario. Se ponía a secar el alimento al sol. Ahora este proceso se sigue utilizando en la actualidad, que ayuda a que no se generen microorganismos ni las enzimas descompongan los alimentos. Este método se suele usar en frutas, legumbres y granos.

Otros métodos son salar o ahumar los alimentos. Cuando se pone en sal a los alimentos lo que provoca es que se deshidraten y así los microbios no se reproducen y las enzimas se ven detenidas en su actividad de degradación de los alimentos. Cuando se ahúma a los alimentos con madera, aunque no cualquiera puede ser de abedul, haya o encino, lo que provoca el humo es la generación de sustancias químicas que se encargan de esterilizar los alimentos, además de que les dan un sabor diferente a estos.

El enlatado y el encurtido también tienen algo de tiempo entre los métodos de preservación para alimentos. Si se trata de enlatados los envases pueden variar de material como el vidrio, aluminio, estaño, cartón, dependiendo el tipo de producto que se maneje. Así mismo depende el tipo de procedimiento que se debe llevar a cabo, se debe preparar tanto el envase como el alimento. Para el encurtido los alimentos se salan y se conservan en vinagre, se les puede o no añadir algunas especies para darles un aroma y sabor diferentes.

Los alimentos también se pueden conservar con añadidos de azúcares, aunque esto se enfoque más en alimentos y bebidas que son por supuesto dulces. Este método se puede considerar entre uno de los que tienen más tiempo y como uno moderno, debido a las nuevas sustancias químicas que se han desarrollado con el avance de la ciencia. Sin embargo, anteriormente era ampliamente usado en las mermeladas, en los preparados de frutas y plantas.

Métodos de conservación más modernos

Algunos de los métodos más modernos son los aditivos químicos ya sea para mejorar la apariencia, el sabor, la consistencia o las mismas propiedades de conservación para los alimentos. Por ejemplo: se pueden usar conservantes para bebidas como los benzoatos de sodio y potasio, esto es para alargar la vida de los productos, principalmente en bebidas como los refrescos.

Y por último el método que puede considerarse como el más moderno sería el uso de rayos X o la luz ultravioleta para incidir en los microorganismos, bacterias y enzimas que pudieran afectar a la descomposición de los alimentos. Con el uso de estos métodos se puede preservar los alimentos por periodos más largos.

En Apennmix nos encargamos de que los productos tengan excelentes métodos de preservación de alimentos, nos adaptamos a tus necesidades y buscamos soluciones para tu empresa. Puede ponerse en contacto con nosotros al teléfono  (55) 2122-0400 en México, al (33) 3125-5159 para Guadalajara y al (81) 8386-6575 para Monterrey.


La humedad en la industria cárnica

Cuando hablamos de alimentos sólidos y su conservación, nos referimos a las diferentes maneras como se busca que no se proliferen bacterias, microorganismos, levaduras o moho en la superficie y el interior del producto; esto se consigue de distintas maneras, algunas enfocadas al control de la higiene en todo su proceso de preparado, extracción, tratamiento, empacado, distribución y comercialización, estos resultan bastante bien y son imprescindibles para la industria alimentaria, sin embargo, existen factores que no pueden ser controlados con facilidad y que requieren de un paso más allá.

Nos referimos al límite de la migración de humedad de los productos, la cuál es muy útil dentro de los procedimientos de comercialización de diversos alimentos, no obstante tiene una muy grande influencia dentro de los sistemas de cobertura industria cárnica, ya que estos productos que provienen de animales poseen un alto riesgo de ser contaminados con microorganismos debido al proceso natural de descomposición de los alimentos fibrosos y, en un entorno alto en humedad, es más propenso a que se proliferen estos seres.

Y es que resulta que un entorno rico en agua va a generar un ambiente óptimo para las bacterias, levaduras o mohos, quienes podrán sobrevivir de mejor manera al tener un factor de humedad que les otorgue los nutrientes necesarios para expandirse sobre la superficie y el interior del producto alimenticio, lo que genera que la preservación de alimentos no se desarrolle apropiadamente y se pudra, lo que impida su consumo y afecte la cadena mercantil.

Por este motivo es imprescindible que se controle el factor de humedad en el ambiente y en la superficie e interior del producto, ya que de no hacerse los organismos descomponedores atacaron a la carne a los pocos días y la llevarían al estado de descomposición, donde las bacterias y demás coman la carne y atraigan a otros seres, como moscas o gusanos que comerán esos elementos descompuestos y harán que no se pueda consumir por el humano, fomentando la hambruna y la pérdida de ganancias.

Por este motivo, APPENMIX, dedicada a la producción y distribución de conservantes para bebidas y alimentos ha preparado este artículo en donde se repasará más en profundidad el papel del control de la migración de humedad en los alimentos cárnicos.

Actividad en agua

La actividad en agua, o conocida en el medio químico como «Aw», es un factor que mide el equilibrio de la humedad que se encuentra en el alimento en relación con la presión parcial del vapor de agua que se pueda percibir en la superficie del alimento cárnico; depende de muchos factores externos que pueden determinar un nivel u otro de humedad, entre los que podemos destacar el entorno en el que se encuentra, las condiciones de su almacenamiento, empaquetado, el tipo de carne, entre otros.

Ciertos valores de «Aw» pueden determinar si el producto es más o menos propenso a la actividad bacteriana, de allí la necesidad de adquirir un sistema de cobertura industria cárnica que garantice que se mantienen los niveles óptimos de humedad según el producto que se maneja para de esta forma garantizar que podrá ser comercializable y no afectará la calidad de vida de las personas que consuman el alimento.

Para evitar que se proliferen microbios en el producto después de detectar un nivel de humedad en el que se pueden desarrollar, esa humedad se debe erradicar de alguna manera, puede ser mediante la deshidratación, la adición de sales o azúcares, la evaporación o la congelación, de esta forma, tener certeza y seguridad de que se protegerá la carne pero ésta no variará su sabor o textura.

¿Cómo se determina la cantidad de agua adecuada para la carne?

La cantidad de humedad se mide con valores de cero a uno, entre más cercano ese valor a cero, mayores probabilidades de conservación posee tanto de su valor alimenticio como nutricional. A continuación, mencionaremos algunos valores posibles y los riesgos de exposición microbiana que se corren:

  • 98 a 1: casi todos los microorganismos pueden vivir, crecer y reproducirse con este nivel de agua, si se proliferan en este ambiente dará lugar a alteraciones y toxicidad.
  • 93 a 0.98: Este es el nivel en el que más afectación tiene la carne; hay un riesgo alto de proliferación de microorganismos que producen enfermedades en el cuerpo.
  • 85 a 0.93: Sólo crecen ciertos tipos de bacterias pero los hongos aún encuentran este ambiente como óptimo para su supervivencia.
  • Menos de 0.60: La mayoría de las bacterias ya no se proliferan, en caso de que se presenten se deberá a una contaminación externa.

Así mismo existen muchas otras maneras como se pueden conservar los alimentos cárnicos, para consultar sobre estos, llámenos a los números que encuentra en nuestra sección de contacto para cada sede en específico, Guadalajara, Monterrey, Hidalgo y Ciudad de México y pregunte acerca del sistemas de cobertura industria cárnica.


Mezclas de edulcorantes usadas en repostería

La repostería es uno de los negocios en donde los endulzantes son imprescindibles, ya que es prácticamente el ingrediente secreto de toda preparación, no obstante, es importante mantener un adecuado balance, ya que mucho dulce hará del postre una herramienta para producir diabetes y al cabo de unos mordiscos generará repulsión o, por otro lado, si no tiene la suficiente azúcar no será atractivo para los consumidores y no lo comprarán.

Además, debe tener sumo cuidado en cómo el azúcar potencia o disminuye ciertos sabores que podrían ser determinantes entre un postre simple y uno que realice una fiesta de sabores en el paladar; manejar todo esto con el azúcar tradicional puede llegar a estar bien, no obstante, este producto es altamente dañino para el organismo y genera problemas de salud de altísima gravedad, al elevar exageradamente los niveles de glucosa en sangre y produciendo enfermedades como la diabetes.

En este sentido, las mezclas de edulcorantes han salido al rescate con una serie de productos de origen natural y sintético que han dado la lucha en contra de la azúcar procesada, otorgando soluciones rápidas y eficaces a los problemas que generaba este compuesto, pero sin dejar de lado el valor que tienen en las preparaciones de productos que requieren del dulce, tal como lo es la repostería.

En este sentido, muchas empresas reposteras se han decantado por los edulcorantes naturales y artificiales puesto que ofrece los mismos componentes de sabor, pero con un alto porcentaje de nutribilidad que le otorga la posibilidad de realizar postres deliciosos, que no sean demasiado dulces y sobre todo que no le hagan daño a las personas que lo consumen, al no provocar obesidad, diabetes o problemas cardiovasculares.

Estos compuestos son distribuidos por empresas con un amplio margen de experiencia y capacidad para elaborar productos de calidad, un ejemplo es APPENMIX, que no sólo se dedica a realizar conservantes para bebidas, sino que ofrecen toda una línea especializada de soluciones en términos de materias primas apropiadas para la adecuada producción de alimentos cárnicos, lácteos, de panificación y de repostería.

En esta oportunidad le mostraremos a todos nuestros lectores, que piensan montar un comercio de repostería o que desean implementar materias primas de altísima calidad, los tipos de mezclas de edulcorantes a los que pueden acceder en APPENMIX.

Tipos

En general se puede diferenciar entre dos tipos de compuestos que reemplazan al azúcar por la manera en la que se obtienen, siendo la natural aquella que se puede extraer de la naturaleza y la sintética la que debe ser creada en laboratorios debido a que no se puede encontrar en entornos naturales o es muy difícil acceder a ellos; a continuación, mencionaremos algunos de los ejemplos más destacados de cada uno de estos.

Naturales

Stevia

La Stevia es una de las mezclas de edulcorantes que más se utiliza en el mercado, se trata de un extracto del árbol que posee el mismo nombre, es una planta originaria de Sudamérica y aporta un componente dulce a nuestras preparaciones, no obstante, también aporta un componente nutricional, lo que quiere decir que al utilizar este edulcorante va a aportar al bienestar general de la población.

Además, el hecho de que sea de origen vegetal no quiere decir que va a colorear nuestras preparaciones de verde o que les dará un sabor representativo a los postres, de hecho, va a proporcionarle un sabor dulce muy similar al azúcar convencional, con la única diferencia de que no será perjudicial para el organismo.

Miel de abejas

Sin lugar a duda, este es el más representativo en cuanto a reemplazos del azúcar se refiere, su producción se hace a partir del néctar de las flores y los encargados de realizarla son las abejas, por lo que desde su producción son 100% naturales; esta puede variar su composición y sabor en función de las flores que hayan usado estos insectos. El sabor y textura que le da a las preparaciones es exquisito y en las proporciones adecuadas otorga un balance de dulce muy agradable al paladar.

Artificiales

Sucralosa

Se trata de un compuesto artificial que es derivado de la sacarosa, la gran ventaja de este sistema es que carece de calorías, al igual que sus pares naturales como la Stevia, lo que la hace ideal para aplicarlo en productos de orden repostero y poder sustituir la azúcar, no obstante, se debe medir de nuevo la proporción, ya que este compuesto es más dulce que los azúcares convencionales.

Estos son sólo algunos ejemplos de los que puede llegar a aplicar, pero si desea conocer más de nuestras mezclas de edulcorantes, comuníquese inmediatamente con APPENMIX al formulario que encuentra en nuestro sitio web o visítenos en nuestras sedes en Guadalajara, Monterrey, Hidalgo y Ciudad de México que puede encontrar en nuestra página web.


Todo lo que deben saber acerca de los conservantes de bebidas

«El producto no cuenta con conservantes artificiales», más que seguro que todos en algún momento de nuestras vidas hemos visto esta etiqueta en varios productos líquidos para el consumo humano, hace referencia a que no se le ha implementado al producto algún tipo de conservante que «pudiera alterar» el organismo; aunque todos y cada uno de los productos, especialmente las bebidas, deben llevar algún tipo de conservantes entre sus componentes, pero hay diferencias entre los artificiales y los naturales.

Resulta que todas las bebidas, sin excepción alguna, tienen una fecha de caducidad determinada, pensemos por ejemplo en el zumo de naranja o de cualquier fruta en general, si se hace de manera natural sabrá delicioso recién elaborado, pero que pasa si lo dejamos toda una tarde en la intemperie o sobre la mesa, al cabo de unas horas ya no sabrá igual, se habrá fermentado un poco, ¿y si se deja una semana? El efecto será aún mayor y hasta llegará a resultar repugnante para nuestro cuerpo.

Ahora, esto en casos caseros, pero cuando damos la vuelta a una producción en masa y con fines comerciales, nos encontramos con que desde la elaboración hasta el consumo final pueden pasar muchos días e incluso semanas, por lo que es necesaria una manera en la que el líquido se pueda conservar y usted pueda disfrutar de un refrescante jugo de naranja cuando lo compra; en este sentido, surgen los conservantes para bebidas, como una solución para suplir esta necesidad.

Estas sustancias han tenido una amplia evolución en el mercado, pasando desde los sistemas conservadores para lácteos hasta los conservantes de bebidas naturales y artificiales que se ofrecen en el mercado y que lo único que buscan es darle la oportunidad de consumir líquidos con un sabor ideal y sin fermentación o problemas alimenticios que puedan alterar su calidad de vida y afectar su bienestar al provocar problemas gástricos como indigestión, vómito o diarrea.

Se trata de una sustancia química que, al igual que los estabilizantes para bebidas, alteran la composición del líquido para ofrecerle nuevas características, en este caso, nos referimos a extender su periodo de caducidad más allá de los pocos días, no obstante, en el público general se tiene un misticismo alrededor de los conservantes, al expandir la creencia de que llegan a ser dañinos por el cuerpo; por este motivo, hemos preparado este artículo donde le diremos todo lo que debe saber acerca de estas sustancias y por qué son benéficas para el mercado.

¿Qué previenen los conservantes?

Básicamente, los conservantes lo que buscan es funcionar como una capa protectora en la cual se defienda al producto de aquellos elementos que van a facilitar que se pudra, fermente, contamine, entre otros, es decir, repelerá a aquellas bacterias, hongos, microorganismos, levaduras, mohos, parásitos, etc., que buscan descomponer el líquido y hacer que no logre ser consumido por el humano.

En este caso, si de verdad las bebidas que aseguran no tener ningún tipo de conservantes para bebidas, sólo duraría un par de días en los anaqueles, si no es que ya estarían podridos antes de entregárselo a los comerciantes; lo único que pueden hacer es insertar conservantes que sean poco agresivos, es decir, que sólo cuiden pero no alteren la composición química del líquido, ni tampoco emplear conservantes que, por sus componentes, vayan a hacerle daño al cuerpo.

Clases de conservantes para bebidas

Logramos destacar dos tipos fundamentales de estas sustancias, los antioxidantes y los conservadores, los primeros van a prevenir que se produzca una oxidación en el líquido, ya que, con el tiempo, el contacto con el oxígeno va a alterar la composición de la bebida y no la harán consumible, estos se emplean sobre todo en el zumo de limón o en el vinagre. Por otra parte, la clase conservadora se encarga de evitar la proliferación de microorganismos que deseen fermentar el líquido, y de esta forma evitar intoxicaciones.

Existen opciones naturales

Sin embargo no todo son químicos realizados en laboratorios, existe una gran cantidad de conservantes para bebidas que podemos encontrar en el ambiente y que pueden ser adicionados en el líquido, estos no generarán ningún tipo de efecto secundario en las personas, aunque los artificiales tampoco generan ninguno, pero comercialmente los naturales generan más tranquilidad y por ende, más ventas. Ambos cumplen con el mismo objetivo y adicional dan la garantía de que las propiedades del líquido no se perderán, es el caso de las bebidas energizantes o de frutas naturales.

En términos generales esto es lo que debe conocer para comprender mejor el papel de los conservantes para bebidas, ahora bien, si desea implementarlos en sus bebidas, comuníquese con APPENMIX al formulario que encuentra en nuestra página web o llámenos a los números de nuestras sedes en Monterrey, Guadalajara, Hidalgo y Ciudad de México.