Sistema conservador para lácteos

¿La pasteurización es suficiente para la conservación de lácteos?

La destrucción de los microorganismos mediante calor es un proceso que se realiza en cualquier ámbito, desde el residencial hasta el industrial. En el último caso, es sumamente importante en varias industrias, como la lechera, ya que prolonga de forma considerable el tiempo de conservación de la leche. No obstante, no es una solución definitiva, también se necesita añadir un sistema conservador para lácteos, de modo que se mantenga íntegro el producto hasta su fecha de vencimiento.

La pasteurización es necesaria para la conservación de lácteos, pero no suficiente

La leche cruda es un medio ideal para la proliferación rápida de microorganismos, incluso si se obtiene de animales saludables y dentro de instalaciones higiénicas. A ello se suma que la leche recién ordeñada posee una alta cantidad de enzimas, especialmente lipasas y proteasas, que muestran una buena capacidad si la temperatura es de aproximadamente 30°C. Tales condiciones hacen que la leche cruda sea muy perecedera, por lo que las empresas productoras deben someterla a tratamientos térmicos.

Cualquier leche envasada disponible en tiendas y supermercados debe pasar por un proceso de homogeneización para asegurar la preservación de alimentos, donde se aplican temperaturas que oscilan entre los 62 y 65 °C y en lapsos de 10 a 20 segundos para, después, mantenerla a una temperatura máxima de 4 °C, de modo que pueda almacenarse hasta su tratamiento definitivo. Aquí entra el concepto de pasteurización, llamada así por el microbiólogo Louis Pasteur.

Ahora bien, la leche pasteurizada es aquel producto natural entero, desnatada o semidesnatada, a la que se aplica un proceso minucioso para garantizar la destrucción de los gérmenes peligrosos para la salud humana y casi todos aquellos microorganismos benignos, sin que resulte modificado su valor nutritivo ni sus características biológicas. Ese proceso es la pasteurización, que se realiza de tres formas:

  • A alta temperatura (aproximadamente 72 °C) y por intervalos de 15 segundos.
  • A temperaturas bajas y por períodos más amplias, por ejemplo, a 63 °C durante media hora.
  • Otras combinaciones de temperatura y tiempo con las que se consiguen efectos similares.

La pasteurización consiste en el proceso en el que la leche se somete a una buena relación de tiempo y temperatura para eliminar la mayoría de flora bacteriana. Una vez que se consiguen los tiempos y las temperaturas señaladas, se obtiene la leche que se vende como producto fresco del día y tienen que enfriarse bruscamente a 4 °C, como señala la Norma Oficial Mexicana NOM091-SSA-1994.

Muchos pensarán que la pasteurización es suficiente para eliminar las bacterias patógenas y no patógenas, no obstante, no es así, debido a que en la leche aún quedan microorganismos que, si bien no causan daños a la salud, alteran la composición del producto, lo que impacta en su calidad, en la decisión de compra de los consumidores y en la imagen de las empresas lecheras. Por tal motivo, es indispensable complementar el proceso de calentamiento con un sistema conservador para lácteos.

Los conservantes en la industria lechera

Cuando se habla de conservantes, se hace referencia a las sustancias químicas que, al añadirse a los productos de forma intencional, hacen que se retarda o previene el deterioro provocado por la acción de las bacterias. En este grupo quedan excluidos algunas sustancias usadas desde tiempos remotos para conservar los alimentos, por ejemplo, vinagres, azúcares, especias o sus aceites, debido a que su principal función es impartir sabor a los productos.

Ahora bien, la leche y los productos lácteos experimentan varias alteraciones en toda la cadena de producción y suministro, que pueden ser causadas por reacciones meramente químicas, enzimas o microorganismos. Entre los principales objetivos de usar conservadores en ellos es para inhibir la actividad de los microorganismos y su multiplicación. Esto es posible, debido a que dañan la membrana celular y obstaculizan tanto la actividad enzimática como los mecanismos genéticos.

Los avances tecnológicos han optimizado los procesos para aumentar la vida útil de la leche y productos lácteos en anaqueles mediante la combinación de los tratamientos térmicos, por ejemplo, la pasteurización y de aditivos. Entre los aditivos, los compuestos conservantes usados por las empresas lecheras son el agua oxigenada, formaldehído, ácido bórico, ácido paraoxibenzoico y ácido benzoico. De todos ellos, el último es el más usado por la industria y suele integrarse en un sistema conservador para lácteos.

Si desean adquirir conservantes para lácteos, soliciten la solución APPENMIX de DVA. Ofrece formulaciones personalizadas para cada sector, incluida la industria lechera. Para esta última, brinda sistemas parciales o totales de texturizantes y estabilizantes, mezclas de edulcorantes, cremas ácidas texturizantes o estabilizantes y conservadores.

Los fabricantes de APPENMIX nos involucramos con cada cliente para comprender sus necesidades y desarrollar sistemas funcionales para que entreguen productos finales mejorados en cuanto calidad, costes y funcionalidad. También brindamos ayuda técnica y capacitaciones en aplicaciones y soluciones basadas en las tendencias del mercado.

No solo proporcionamos conservadores para lácteos, también agentes de textura, antioxidantes, control de sinéresis, rendimiento, estabilizantes para bebidas, entre otros. Soliciten una cotización o más información al (55) 2122 0400 para nuestra oficina en CDMX o llenen nuestro formulario.


Estabilizantes naturales

La importancia de los estabilizantes en bebidas de soya

Entre las empresas de la industria de bebidas que empiezan a ganar notoriedad, destacan las productoras de bebidas de soja. Se trata de bebidas deliciosas que se han ganado la preferencia de chicos y grandes y empiezan a competir con los refrescos, en vez de considerarse como alternativas a la leche, debido a su excelente sabor, alto contenido nutrimental y cantidad mínima de proteínas. Destacan por su alta calidad, que es posible mediante aditivos, entre los que destacan los estabilizantes naturales y emulsionantes.

¿Por qué usar estabilizantes y emulsionantes en bebidas de soya?

Los emulsionantes y estabilizantes de bebidas junto con una buena homogeneización y tecnologías de punta para aumentar su vida útil (como la tecnología UHT) son elementos clave, especialmente en los productos de soja con sabor a chocolate.  Cada aditivo tiene una función específica:

  • Usar emulsionantes adecuados y de calidad garantiza una estabilidad óptima de emulsión, disminuyendo el creaming o separación de grasa a lo largo de la vida útil de las bebidas de soya.
  • Al tener las bebidas de soya una mayor cantidad de proteínas que la mayoría de las bebidas, suele ocurrir una sedimentación durante el almacenamiento, lo que afecta en las decisiones de compra. Mediante estabilizantes, se logra una mejor estabilidad de las proteínas para evitar el problema de la sedimentación.

Es importante adquirir mezclas de estabilizantes y emulsionantes completas para usarlas en las bebidas de soja. Una buena solución debe aportar, al menos, los siguientes beneficios:

  • Evitar que se emita polvo fino del producto mientras es manipulado.
  • Debe tener una composición completamente uniforme.
  • No debe requerirse el premezclado.
  • Debe ser un producto suelto y fluido.
  • Tiene que contar con dispersabilidad a bajas temperaturas.

Añadir estabilizantes naturales o artificiales mejora notoriamente las propiedad de estabilidad y viscosidad de las bebidas de soya, lo que permite crear la red necesaria para que las partículas estén en constante suspensión, además para que aumente la viscosidad y haya sensaciones más agradables en la boca de los consumidores.

Ahora bien, hay varios estabilizantes que pueden usarse en las bebidas de soya. Entre los más utilizados, destacan la pectina, carragenato (conocido también como carragenanos o carragenina) y celulosa MCC o microcristalina. El último aditivo se usa principalmente en las bebidas a las que añade cacao en polvo para que adquiera sabor a chocolate.

No solo es importante utilizar el estabilizante adecuado, también aplicar la dosis correcta, ya que determina el éxito de la producción y garantiza su calidad. Si se usan dosis más bajas de las requeridas o se utilizan mezclas incorrectas de estabilizantes y emulsionantes, ocurrirá el problema de la sedimentación. En cambio, si se usan dosis mayores a las indicadas, ocurrirá la gelificación o separación, es decir, la sustancia líquida se convertirá en gelatinosa.

Algunos desafíos en bebidas de soya con sabor a chocolate

La producción de una bebida de soya con cacao es más complicada que la creación de leches estables de chocolate, lo que se debe a su contenido de fibra, que es más alto. Por ejemplo, usar carragenato estándar no es suficiente para que las partículas de cacao se mantengan suspendidas.

La temperatura de envasado es otro punto importante en la estabilidad de los productos finales. Afortunadamente, hay varias formulaciones de estabilizantes y emulsionantes en el mercado, que son aptas para temperaturas de envasado que sean mayores o menores que los 30 °C, de modo que se garantice la estabilidad de las bebidas de soya. También hay soluciones para que las bebidas sean refrescantes a las que pueden añadirse jugos o zumos concentrados para que tengan sabor a mango, manzana, naranja, entre otros, según los sabores o preferencias en los mercados locales.

Al buscar una solución de estabilizantes naturales para bebidas de soya, asegúrense de que cuenten con las siguientes características:

  • Óptima capacidad para interactuar con las proteínas de soja y hacer que la membrana del glóbulo de grasa tenga mayor resistencia a la coalescencia.
  • Facilidad para formar una emulsión estable.
  • Capacidad de mantener una buena cremosidad.
  • Aportar sensaciones agradables en la boca.
  • Optimización de la textura de la bebida recombinada de soya y otros productos similares.

Si desean el respaldo de una empresa con amplia experiencia en la fabricación y venta de estabilizantes y sistemas para la industria de bebidas, contacten a los expertos de DVA, que ofrecen el sistema APPENMIX. Contamos con equipo y tecnología adecuada para crear mezclas adecuadas para la industria, considerando varios aspectos, como los ingredientes del producto, la calidad, las condiciones de procesamiento y preferencias sensoriales.

Nuestra experiencia en aplicaciones alimentarias nos permite operar con productos basados en soya y ofrecer una solución total o parcial. Nuestras mezclas mejoran la estabilidad de cualquier bebida y evitan el precipitado, además de la separación de frases. Proporcionan cuerpo y mouthfeel a los productos e integran estabilizantes para bebidas pasteurizadas, edulcorantes y sistemas conservadores.

Contamos con soluciones de preservación de alimentos, control de sinéresis, antioxidantes, rendimiento, agentes de textura, entre otros. Soliciten una cotización a través del teléfono (81) 8386 6575 para nuestra sucursal en Monterrey o llenen nuestro formulario.


Control de sinéresis

¿Por qué ocurre la liberación de agua de los productos cárnicos?

La industria alimentaria debe cumplir con varios estándares de calidad e inocuidad para garantizar una óptima recepción de sus productos. Cada empresa que la conforma debe cubrir requisitos específicos según el tipo de alimentos que produzcan. En el caso de las empresas fabricantes de productos cárnicos, deben garantizar que sus alimentos sean de buen aspecto, lo que es posible con ciertos sistemas, como el control de sinéresis, que inhibe la liberación de líquido para que sean aceptados por los consumidores.

¿Qué es la sinéresis y por qué ocurre?

Actualmente, los consumidores realizan compras más informadas, lo que ha llevado a estigmatizar ciertos productos, especialmente los alimentos cárnicos, como salchichas, chorizos, jamones, salchichones, entre otros. Se trata de alternativas rápidas y nutritivas si se consumen con moderación, aunque no solo sus componentes han creado cierto recelo entre la población, también su aspecto.

Algunos fabricantes de productos cárnicos utilizan retenedores de agua o hidrocoloides de baja funcionalidad, por tal motivo, no se garantiza una buena preservación de alimentos y estos resultan afectados en su apariencia, lo que hace que muchos consumidores los eviten.

Para observar cómo las personas son más conscientes de lo que comen, basta ir a la sección de alimentos del supermercado. Encontrarán, sin duda, a muchas personas que revisan tablas nutricionales, ingredientes y analizan la apariencia de los productos. En el caso del jamón o salchichas, buscan que luzca delicioso y, por supuesto, que no haya líquido en ella, es decir, que no presente sinéresis.

Ahora bien, ¿en qué consiste la sinéresis en productos cárnicos?, ¿por qué se forma? Se trata de la migración de agua que viene del interior de las carnes y puede ser parte de sus ingredientes o estar añadida. Casi todas las personas relacionan la sinéresis con problemas de calidad. Por ejemplo, suponen que el producto venció antes de lo indicado en la fecha, lo que hace que muchos consumidores no lo compren.

La sinéresis puede ocurrir antes de la fecha de vencimiento, es decir, el alimento puede ser consumible, aunque es importante que no esté presente, ya que el agua liberada se convierte en un medio de cultivo ideal para ciertos microorganismos perjudiciales, lo que puede repercutir en la salud de los consumidores.

Es importante evitar la proliferación de las bacterias no solo por motivos de salud, también porque causan el deterioro de los productos cárnicos, por ejemplo, provocan decoloración, modificaciones en las texturas, pérdidas de vacío, entre otros. Utilizar un sistema de control de sinéresis es la mejor forma de lograr la retención de agua. No solo debe retener cantidades abundantes de líquido, también debe hacerlo por el mayor tiempo posible.

¿Cómo evitar la sinéresis en productos cárnicos?

Algunas empresas utilizan almidón que retiene su peso en agua tres veces o más para controlar la sinéresis. Tiene cierta efectividad, aunque, en realidad, se necesitarán algunos días para que los consumidores encuentren líquido fuera de las unidades en sus enfriadores, refrigeradores o anaqueles. Por tal motivo, recomendamos ampliamente utilizar una solución de control adecuada para proporcionar estabilidad y retención. Los sistemas APPENMIX son excelente opción y aportan mucho a la industria cárnica para optimizar la experiencia de sus consumidores mediante productos de excelente apariencia y calidad.

Usar sustituciones totales o parciales de almidones, como la papa, no es la mejor opción, especialmente para las pymes que desean expandirse y posicionarse rápidamente. Si bien funcionan bien al inicio, son muy inestables, por lo que gastarán por una solución que no dará buenos resultados en la fase de compra.

Adquirir soluciones de calidad para lograr un óptimo control de sinéresis mejora considerablemente la retención del líquido al grado de aumentar la estabilidad de los productos cárnicos, además les proveen mayor capacidad para soportar las variaciones en la temperatura en entornos donde pueda haber problemas con el flujo eléctrico o en condiciones de transporte que no son favorables para los alimentos.

El sistema APPENMIX para productos cárnicos se ha convertido en uno de los ingredientes clave para la industria, ya que, además de ser altamente efectiva, no se necesitan inversiones muy altas en la fórmula o cambios en la matriz de coste de estas. Permite eliminar definitivamente la sinéresis para que los consumidores reciban alimentos de la mejor calidad y estabilidad en el tiempo.

Ofrecemos para la industria de la carne una línea integral de sistemas de cobertura, que ofrecen varios beneficios. Además de limitar la migración de humedad, permiten limitar la transferencia de aceite y proporcionar estabilidad al ciclo de congelación y descongelación. Un sistema completo puede consistir en todos o algunos de estos beneficios.

Somos aliados de muchas empresas alimentarias y no solo nos especializamos en soluciones para la sinéresis, también en diseñar sistemas funcionales de agentes de conservación, textura, estabilizadores, antioxidantes, edulcorantes, entre otros. Nuestras soluciones son personalizadas y acordes a los requisitos específicos de cada sector de la industria alimentaria.

Si desean más información acerca de nuestros sistemas de cobertura de la industria cárnica, marquen al (55) 2122 0400 para nuestra oficina en CDMX.


Riesgo de la infección por estafilococos en alimentos sin preservantes

Los estafilococos son un tipo de bacterias presentes en la naturaleza y que se concentran normalmente en la nariz y garganta de los humanos y algunos animales, en donde no afectan directamente al organismo, no obstante, en contacto con otras estructuras como la piel o el tracto digestivo genera graves consecuencias, que pueden abarcar desde fiebres hasta intoxicaciones de alto riesgo que culminen en la muerte. El principal foco de la contaminación con este microorganismo ocurre en la comida sin la adecuada preservación para alimentos.

Uno de los subtipos de esta bacteria más perjudiciales y con mayor propensión a asentarse en los alimentos es la Staphylococcus aureus, un microorganismo extremadamente resistente que produce toxinas que una vez que se forman en la comida son muy difíciles de erradicar.

¿En qué entornos se produce?

Los principales focos de infección se deben al consumo de alimentos en estado crudo, por ejemplo carne, leche, huevos, frutas o verduras; bien sea consumirlos sin cocinar o que no posean ningún tipo de conservantes para bebidas y comidas que permitan inhibir los procesos de descomposición de aquellas que sí está destinada a consumir inmediatamente.

Así mismo, los humanos y animales poseen cultivos de la bacteria en diversas partes de su cuerpo, por lo que es casi imposible que no ocurra la contaminación en algún punto de la cadena de producción, lo que implica que en lugar de esforzarse por erradicarla por completo, hay que generar una barrera que impida el crecimiento de las toxinas y de esta manera impedir que aparezca una sintomatología más grave.

Lo más complejo de prevenir el riesgo de contaminación es que las toxinas que afectan los alimentos no presentan señales de descomposición, como cambios de color u olor desagradables.

¿Qué efectos tiene en la salud humana?

Si en el proceso de producción de la comida no se tomó en consideración la aplicación de un sistema conservador para lácteos o demás alimentos va a generar consecuencias graves de salud en el consumidor final; los síntomas presentados dependen del grado de infección que se haya presentado, en una contaminación leve se confundirá con los de una gastroenteritis, es decir, náusea, vómito, dolor estomacal y abdominal, los cuales aparecerán de una a seis horas después de la ingesta del producto y durará de uno a dos días.

Si la infección es más grande, es decir, consumió muchos gramos de bacteria, los síntomas se van a agravar, generando fiebre, fatiga, pérdida de peso, dificultad para sanar las heridas, dolores de cabeza y alteración de la presión sanguínea. Por otro lado, en casos de personas con un sistema inmunológico muy débil (bebés, niños menores de cinco años, adultos mayores, pacientes de cáncer, diabetes, VIH, en tratamiento con corticosteroides) es capaz de inducir la muerte.

¿Cómo se diagnostica?

En el momento en el que se detectan los síntomas, el consumidor deberá asistir con un médico con prontitud; el profesional le preguntará por los ambientes en los que ha estado y de lo que ha consumido recientemente, si aún guarda los empaques de los productos también es una buena prueba, pues el doctor verificará si posee un compuesto dedicado a la preservación para alimentos, que le indique que la causa del malestar es por falta de un sistema de conservantes en el proceso de producción.

¿Cómo es posible prevenirlo desde el proceso de producción?

Con el fin de evitar que el consumidor final padezca de estos inconvenientes es necesario que se implemente estrictos controles de seguridad enfocados en el alimento de forma que se garantice que una vez culminado el lote no se contamine durante el proceso de distribución y venta. De este modo, lo mejor es implementar la natamicina en el papel de sistema de preservación para alimentos como quesos, carne, yogur, bebidas, vinos y demás productos que tienen el potencial de descomponerse y tener una vida útil muy baja.

Este tipo de conservante ha sido aprobado por la comunidad médica internacional para preservar la seguridad alimentaria de la población, en especial comidas entre un pH de cuatro a siete en rangos de 3 a 20mg de natamicina por cada kilogramo del producto final. Así mismo, este tipo de conservante es benéfico para la comida en términos de sabor, color y olor, pues no tiene ningún tipo de efecto.

Para acceder al producto no hay que buscar más, pues en Appenmix contamos con este compuesto de preservación para alimentos ideal en impedir el crecimiento de esta bacteria, si desea conocer más acerca de las formas de aplicación o realizar una cotización, sólo es cuestión de llamarnos a la sede cercana a su ubicación que encontrará en la sección de contacto de nuestra página web o rellenando el formulario con el fin de que nos comuniquemos con usted en el menor tiempo posible.


¿Por qué es importante la preservación del yogurt?

El sector alimentario ha evolucionado para ofrecer productos más variados. Entre las tendencias de la industria, destaca brindar soluciones más naturales. En empresas de productos lácteos, se desarrollan combinaciones de productos y un catálogo más diversificado. En todos estos alimentos, es necesario un largo periodo de conservación para que no se desperdicie el yogurt, por lo que es crucial contar con un sistema conservador para lácteos y un etiquetado transparente para los consumidores.

¿Por qué es importante preservar el yogurt?

Si el yogurt no es protegido adecuadamente, se formará gas por la levadura, lo que causa descomposición, además, aparecerá moho rápidamente una vez abierto, lo que provocará que sea desechado por el consumidor o que cause problemas de salud. Además, debido a que será consumido sobre la marcha, como si fuera un aperitivo, requerirá mayor preservación sin la protección que brindan entornos refrigerados.

Usualmente, los productores usan un sistema conservador para lácteos para que los yogurts se mantengan frescos por más tiempo y, de esta manera, evitar que se forme moho, lo que aumenta su vida útil y garantiza la inocuidad alimentaria. También evita la degradación por bacterias, reduce los desperdicios y asegura la disponibilidad de los productos para la población mundial.

Usualmente, la preservación de alimentos es la norma, pero se necesita mayor preservación en ciertas áreas. Un informe realizado por Euromonitor Internacional, revela que, en Latinoamérica, el crecimiento anual para el yogurt es del 10% y, en el caso mexicano, es del 5,5%, lo que muestra una excelente oportunidad de mercado para las empresas del sector. No obstante, hay varios retos logísticos para el sector en esas zonas, creados por factores como clima, alta urbanización y zonas rurales remotas.

Los conservantes son añadidos al yogurt en países cálidos para prolongar su vida útil y evitar la formación de levadura y moho, lo que se debe a que la cadena de distribución está menos acondicionada y es más larga en comparación con países, como los de la UE.

¿Qué conservantes se aplican?

El sorbato y benzoato son conservantes artificiales seguros, aunque presentan atributos negativos para algunos consumidores. Por ejemplo, aumentan el nivel de sal en los productos, lo que afecta el sabor, que es un criterio importante para ellos. También pueden repercutir en el proceso de fabricación, ya que alteran el crecimiento bacteriano, disminuye la acidificación y alargan el proceso de producción. Además, estudios afirman que también afecta negativamente en los niveles probióticos.

Una investigación estadounidense realizada en el 2014 demostró que el 96% de los consumidores preferían los conservadores naturales, el 91% prefería aditivos seguros y el 82% de buen sabor. Mostró también que cuatro de cada diez personas actuaban según tales preferencias y solo eligen productos con conservantes naturales. Otra encuesta realizada en estadounidenses de 18 a 80 en 2016 mostró que la conciencia saludable impulsa la demanda de etiquetados limpios y naturales en productos lácteos.

La natamicina es un sistema conservador para lácteos fabricado con base en productos naturales y usado a nivel global para combatir hongos y levaduras en productos como bebidas, vinos, panes, carnes fermentadas, entre otros. Al ser un método natural y eficiente en la preservación de yogurts, alarga el periodo de conservación y evita la descomposición.

Es producida mediante cultivos puros de una bacteria llamada Streptomyces natalensis, después de una fermentación sometida a rigurosos controles de calidad. El aditivo no afecta negativamente los fermentos utilizados en yogurts, ya que únicamente es activa contra hongos y levaduras, lo que aumenta la velocidad de producción. En ciertos casos, la acidificación disminuye hasta cinco horas, lo que lo vuelve una opción sostenible.

Ahora bien, existen desafíos al usar conservantes artificiales, como el sorbato. Uno de ellos es que la dosis varía según el pH del producto, lo que significa que los diferentes tipos de yogurts con niveles distintos de pH influyen en la dosificación del sorbato. También hay hongos y levaduras resistentes al conservante, por lo que no es una solución efectiva.

Comúnmente, el benzoato y el sorbato son necesarios para preparar frutas y añadirlos al yogurt, ya que los alimentos de origen natural usados son propensos al crecimiento de hongos y levadura, por lo que tienen que declararse en el etiquetado. Durante varios años, la natamicina no fue considerada como un sustituto ideal para los conservantes artificiales, ya que la solución en polvo causaba sedimentación. Afortunadamente, la ciencia ha avanzado y los productores de natamicina brindan alternativas más naturales y mejoradas.

Pueden usarse también en la misma dosis para cualquier tipo de pH y no aumenta los niveles de sal, lo que no afecta tanto el sabor como el olor. Si desean un sistema natural para la conservación de yogurts y otros productos lácteos, adquieran los sistemas APPENMIX. Además de los sistemas conservadores, ofrecemos soluciones completas para esa categoría de alimentos, como agentes de textura alimenticia, mezclas de edulcorantes y cremas ácidas texturizantes y estabilizantes.

Soliciten más información o una cotización al +52 (55) 2122 0400 o visítennos en Corporativo Punto Polanco, Lago Alberto #319, Piso 7-701, Col. Granada, 11520, alcaldía Miguel Hidalgo, CDMX.


Niveles de complejidad de las distintas bebidas en su estabilización

Las distintas categorías de bebidas deben someterse a distintos procesos para garantizar su calidad y evitar el rechazo por parte de los consumidores. Esto es posible mediante aditivos, entre los que destacan los estabilizantes naturales. Conocer la complejidad de la estabilización también es importante para determinar el sistema requerido según el tipo de bebida.

Importancia de la estabilización de las diferentes categorías de bebidas

En los últimos años, el mercado de bebidas ha crecido considerablemente en América Latina y se espera que el crecimiento sea de hasta 9% en los próximos años, consideran que los consumidores desean productos que sean cada vez más naturales. Actualmente, hay mucha competencia y el mercado actual exige innovaciones constantes para aumentar la competitividad, no solo en los productos sino también en los procesos.

Los requerimientos han sido sometidos a nuevas evaluaciones con productos  y materias primas naturales y saludables, que tienen que estabilizarse para asegurar calidad, mayores ganancias y valor añadido en cuanto ahorro de tiempo y dinero. Satisfacer esas necesidades es posible con la adición de estabilizantes naturales, como los del sistema parcial o total de APPENMIX.

Es importante estabilizar las diferentes categorías de bebidas para que no ocurran sedimentaciones que disminuyen la calidad y se presentan al agregar materiales funcionales, por ejemplo, vitaminas y minerales, además para que no se forme un anillo, debido a la disminución de sólidos o azúcares en productos finalizados.

Niveles de complejidad que representan las diferentes bebidas en su estabilización

Conocer los siguientes niveles de complejidad al estabilizar las bebidas es crucial para solicitar un sistema adecuado como el de APPENMIX, que puede combinarse con otros aditivos, como los sistemas de preservación de alimentos:

Bebidas no alcohólica

Su complejidad es alta a medida que el cliente desee añadir más materiales o fases en su bebida.

Bebidas alcohólicas

A diferencia de los países europeos, en los países latinoamericanos no se han realizado desarrollos en esta clasificación, que conlleven la adición de sólidos y se manejan varias fases. La complejidad en la estabilización es mayor, debido a que es difícil que los estabilizantes actúen adecuadamente en medios con alcohol.

Bebidas Light

Su estabilización es más sencilla, debido a que, al usar el concepto light, se disminuyen los grados brix que facilitan la estabilización.

Bebidas en polvo y funcionales

Estabilizarlas es más difícil, debido a la gran cantidad de sólidos que contienen. La mayoría de los clientes desean brindar la mayor cantidad de ventajas, aunque con las características de las bebidas homogéneas con una elaboración casera.

¿Qué estabilizantes se recomiendan para bebida?

Los estabilizantes naturales requeridos varían según el tipo de bebida, por ejemplo.

  • La goma arábiga del tipo Senegal o almidones se recomienda ampliamente para bebidas oleosas (con doble fase) o carbonatadas, debido a que las dosis son más altas. También se recomiendan sistemas elaborados a la medida y que encontrarán en las mezclas de APPENMIX.
  • Gomas como CMC, gelana, pectinas, guar o xanthan pueden usarse en bebidas donde se desean sostener sólidos funcionales o tipos jugos con frutas. Al usar las pectinas, es importante que se realice cuidando los medios donde actúa cada una. Son delicadas por sí solas y pueden deteriorarse.

Ahora bien, probablemente se pregunten: ¿cómo impactan los estabilizadores en la relación costo-beneficio? Pueden disminuirse las desviaciones en la cadena de producción con dosis mínimas, menores que 0.5%, lo que es una inversión 20 veces menor que el precio del producto.

¿Cómo lograr productos perfectos en las diferentes categorías de bebidas?

Recomendamos que apliquen los siguientes consejos:

  • Definan la cantidad de grados brix que desean tengan sus productos terminados.
  • Determinen tanto el aroma como sabor que quieren que tengan sus bebidas. Definan en qué fase vienen el sabor y aroma y la cantidad requerida en sus productos.
  • Si es el caso, determinen la diferencia de densidades y balanceen. En caso de que haya sólidos, pero no haya fases, determinen la cantidad de sólidos que desean tener.
  • Las muestras deben estabilizarse. Realicen primero los puntos anteriores en fase de laboratorio, considerando siempre los costos que quieren lograr.
  • Al escalar, consideren que tendrán equipos que pueden impactar mecánicamente en los productos, lo que puede afectar sus características organolépticas. Pongamos un ejemplo. Si desean que su bebida contenga áloe vera, tomen en cuenta que los cristales pueden incrustarse en las tuberías o presentar roturas en las bombas, lo que deriva en cambios en la dosificación del sólido, maquinarias y diseño de planta.

Si desean estabilizadores fabricados con productos naturales, adquieran los sistemas APPENMIX que ponemos a su alcance. Podemos brindarles sistemas funcionales, ya sean parciales y completos, por ejemplo, control de sinéresis, agentes de textura, antioxidantes, conservación, edulcorantes, entre otros, según las necesidades de su empresa.

Brindamos diseños de productos que optimizan la estabilidad de las bebidas, evitan el precipitado, la separación de frases o añaden mouthfeel o cuerpo a las bebidas. Soliciten más información o una cotización a través de la línea +52 (55) 2122 0400 o complete nuestro formulario. Si lo desean, pueden visitarnos en Corporativo Punto Polanco, Lago Alberto #319, Piso 7-701, Col. Granada, 11520, alcaldía Miguel Hidalgo, CDMX.


Control de sinéresis en quesos

El contenido de humedad en los quesos es crucial para el valor de la actividad del agua, por tal motivo, es indispensable saber cuáles son los principales mecanismos de liberación de líquido de la cuajada. La cuajada presenta una composición similar a la leche antes del corte y, después de este, inicia la expulsión de agua. A este proceso se le conoce como sinéresis. El control de sinéresis es importante para la fabricación de todos los tipos de queso.

Lo que se expulsa no es agua, sino lactosuero, que consiste en una solución acuosa. Es importante conocer bien la composición del líquido que se libera al estudiar la sinéresis. Si desean sistemas para impactar sobre este fenómeno u otros, como sistemas de preservación de alimentos, contacten a los expertos de APPENMIX.

Factores que influyen en la sinéresis

La sinéresis depende de varios factores, como la firmeza del coágulo al realizar cortes. Si estos últimos son tardíos, será un poco menor la sinéresis. También se ha observado que ocurre una sinéresis ligeramente baja a temperaturas altas de coagulación, lo que, probablemente, se debe a que el corte comienza en una fase más tardía de la conformación de la cuajada.

El factor que tiene mayor impacto en la sinéresis es el rearreglo de la red continua de proteínas que conforman las micelas de paracaseína. El proceso comienza cuando, tras la acción del cuajo que genera la firmeza correcta en el gel, este es cortado, lo que produce una superficie libre mediante la que puede expulsarse el líquido. Por tal motivo, es común que el tamaño del corte sea proporcional al contenido de agua requerido en los productos queseros.

La mezcla de cuajada y lactosuero es agitada en la fabricación de la mayoría de los quesos, además la temperatura es aumentada. Estas acciones tienen la finalidad de incrementar la velocidad de sinéresis. Con respecto al resultado final del proceso, puede observarse en la cantidad de líquido en el queso una vez prensado. El control de sinéresis también puede lograrse mediante sistemas diseñados por empresas de aditivos alimentarios.

Ahora bien, la velocidad de la sinéresis disminuye considerablemente al homogeneizar la leche. Esto se relaciona con la adición de caseína micelar en el revestimiento superficial de los glóbulos de grasa, que hace que formen parte de la retícula de paracaseína, lo que, al mismo tiempo, obstruye la contracción de la retícula.

La sinéresis aumenta con la actividad del ion Ca++, en cambio, disminuye con el fosfato de calcio coloidal. La reducción de los niveles de pH provoca un incremento en la actividad del ion Ca++ y disolución del fosfato coloidal. Por tal motivo, la velocidad de la sinéresis será mayor si se acidifica la leche antes de cuajar.

La temperatura también impacta en la velocidad de sinéresis de la cuajada. La temperatura versus las curvas de porcentaje de líquido liberado es sigmoidea, es decir, hay una mayor sinéresis a temperaturas altas, aunque, al mismo tiempo, la tasa de cambio de la sinéresis baja conforme incrementa la temperatura.

Variables que impactan en la velocidad de sinéresis

No es cosa fácil realizar predicciones cuantitativas con respecto a la velocidad de la sinéresis; sin embargo, existen algunas variables que impactan en ella, como:

  • Presión que se aplica a la cuajada. El efecto relativo es más alto en el rango de presión más bajo.
  • Restricciones geométricas, es decir, distancia a través de la que tiene que fluir el lactosuero y área superficial de la cuajada.
  • El pH en el caso de geles que se inducen mediante cuajo.
  • Niveles de temperatura en el caso de geles inducidos a través del cuajo. El efecto relativo es más alto en el rango de temperatura más baja.

Cuando ocurre la sinéresis, la película externa de los fragmentos de cuajada es la que sufre mayores contracciones, ya que la expulsión del líquido ocurre, justamente, en la superficie de la cuajada. Por tal motivo, la película posee una concentración más alta de sólidos y baja permeabilidad al flujo de lactosuero. Entonces, a medida que sucede la sinéresis, tendrá cada vez una menor velocidad.

El mecanismo anterior puede explotarse si se desea poca sinéresis, debido todas las condiciones que causan rápida sinéresis inicial también forman una capa de permeabilidad sumamente baja de forma rápida, lo que reduce mucho la sinéresis subsiguiente.

Considerando todo lo mencionado, podemos concluir que la actividad del lactosuero y el contenido final de humedad en los quesos están determinados principalmente por las interacciones entre el pH, niveles de sal, duración de la sinéresis y velocidad. Si desean niveles de sinéresis precisos, pueden manipular los factores mencionados y, al mismo tiempo, acompañarlos con sistemas de control de sinéresis, como los que ponemos a su alcance.

El sistema APPENMIX puede ser funcional o completo e integrar no solo aditivos para controlar la sinéresis, también agentes de textura alimenticia, antioxidantes, conservantes, edulcorantes, estabilizadores, entre otros, según las necesidades de su empresa. Si desean más información, contáctennos. Marquen al +52 (55) 2122 0400.


La textura: un aspecto que influye considerablemente en los alimentos

La mayoría de los consumidores considera que el sabor es lo único que determina la aceptación o rechazo de los alimentos. En realidad, hay otros factores que, desde que venimos al mundo, usa nuestro cerebro para hacer una selección de los alimentos más agradables, entre los que destaca la textura. Conocer en qué consiste y cómo influye es importante, también lo es utilizar agentes de textura alimenticia que garanticen la aceptación de los productos.

¿En qué consiste la textura de los alimentos?

La respuesta no es nada sencilla, aunque utilicemos este concepto en gran variedad de casos, por ejemplo, al catar vinos, degustar filetes de carne o alguna fruta con características peculiares, como el kiwi. Puede entenderse a la textura como la interacción física de los alimentos en nuestra boca. Si bien es algo generalmente aceptado, la percepción de este factor en los productos es complicada, debido a que se trata de un aspecto subjetivo.

La respuesta es difícil de responder, pero pueden mencionarse algunas características en la textura de los comestibles. Lo primero que deben saber es que el término no se refiere a una sola propiedad, sino a un conjunto de propiedades físicas, que derivan de la estructura de lo que se come. Aquellas propiedades que son percibidas en la boca, además de otros órganos de nuestro cuerpo que están involucrados, como el olfato y el tacto, consisten en parámetros de calidad de suma importancia para los consumidores.

La textura resulta de la percepción que tenemos de las diversas propiedades de un alimento, ya sean papas fritas, mouse, pan recién horneado, entre otros. Por tal motivo, puede considerarse como un proceso dinámico su evaluación sensorial. Si bien se presenta de forma natural en cualquier alimento, también puede modificarse o mantener las propiedades mediante sistemas de aditivos, como los agentes de textura alimenticia.

Ahora bien, hay varios puntos que pueden observarse en las propiedades de la textura, entre los que destacan los siguientes.

  • Propiedades mecánicas. Se refiere a aquellas propiedades de los alimentos cuando se les aplica una tensión o fuerza. Algunos ejemplos de ello son las texturas pegajosas, elásticas o densas.
  • Propiedades geométricas. Se relacionan directamente con la apariencia de los comestibles. Por ejemplo, si tienen un aspecto cristalino (como los dulces), arenoso (como la granola) o harinoso.
  • Propiedades de superficie. Se relacionan con nuestra cavidad bucal, es decir, cuando entran en contacto con esta. Algunos ejemplos son las propiedades aceitosas (cuando se cuece un alimento con demasiada grasa), secas (como en frutas deshidratadas o tostadas) o jugosos (como frutas).

Parecerá sorprendente, pero esas tres propiedades pueden garantizarse si, de antemano, los productores alimentarios utilizan agentes de textura, como los que ofrecemos junto con otros aditivos, como las mezclas de edulcorantes.

¿En qué momento percibimos las propiedades de las texturas?

La percepción de las propiedades mencionadas anteriormente se halla en distintos momentos. Empecemos con las propiedades geométricas. Pueden percibirse antes de que los alimentos sean introducidos en la cavidad bucal, debido a que otros sentidos las perciben, como el tacto o la vista.

Una vez que damos el primer bocado, no solo es posible apreciar las propiedades geométricas, sino también las propiedades mecánicas. Si avanzamos en el proceso de ingesta, tanto el tamaño de los comestibles como el resto de propiedades se manifestarán durante la masticación e ingestión.

Ahora bien, los consumidores son los principales participantes en la toma de decisiones sobre un alimento u otro. Es por ello que, con la finalidad de que las empresas del sector alimentario puedan posicionarse bien en el mercado, tienen que poner mucha atención en las propiedades mencionadas, además incluir innovaciones para los nuevos productos que lancen al mercado, de modo que puedan adaptarse a los requerimientos de los clientes. Por fortuna, pueden asegurar la aceptación rápida de cualquier nuevo alimento si utilizan agentes de textura alimenticia específicos en su formulación.

La textura en los dulces u otros productos dirigidos a los consumidores infantes es la que determina si los aceptarán o no. En el caso de los adultos mayores, la cosa es muy distinta, debido a que los productores de alimentos deben considerar factores, como los problemas para masticar y el deterioro progresivo de su aparato digestivo.

Como observarán, varían considerablemente las expectativas de textura que tienen los consumidores de cada producto. Juegan un papel crucial la inclusión de agentes de textura por ello, que deben acompañarse con análisis sensoriales para desarrollar aquellas texturas que tendrán una mayor aceptación por parte de los consumidores a los que se dirigen.

Es importante que busquen un sistema confiable, de alta calidad y que provengan de proveedores reconocidos para incluir los agentes de textura. El sistema APPENMIX tiene lo que necesitan, ya sea agentes de textura, control de sinéresis, preservación de alimentos, antioxidantes, edulcorantes, rendimiento y estabilizadores. Podemos ofrecerles una solución personalizada, además nuestros precios son competitivos. Si desean más información, comuníquense a través de la línea (55) 2122 0400.


¿Qué edulcorantes artificiales pueden usarse de forma segura?

Muchos saben que el consumo excesivo de azúcar deriva en problemas para la salud. Aun así, resulta complicado quitar el sabor dulce a los alimentos, ya que estamos muy acostumbrados a él. Puede sustituirse por otros productos, como la miel o el azúcar morena, pero no son tan notables las diferencias. Otra posibilidad es utilizar las mezclas de edulcorantes artificiales. Existen varios ejemplares que pueden mezclarse de forma segura y que mencionaremos en esta publicación.

¿Son una opción problemática para la salud?

Las mezclas de edulcorantes artificiales en el mercado se catalogan como aditivos para alimentos, lo que implica que, además del nombre con el que se conocen, poseen una denominación propia con su respectivo número E. Se trata de algo relevante, debido a que revela que han sido analizadas antes de ser puestas a la venta y obtener su número E.

Se dicen cosas alarmantes sobre los edulcorantes y los riesgos potenciales para la salud en varios medios. Más que informar, propagan mitos que es importante desvelar. No hay por qué temer, ya que hay muchos estudios aplicados a los edulcorantes para corroborar su seguridad, en los que se incluyen evaluaciones del riesgo de cáncer. Los resultados han demostrado, con base en el método científico, que no presentan una verdadera amenaza.

Principales edulcorantes artificiales

Comentaremos ahora los edulcorantes más comprados y usados por la industria, que son seguros y pueden adquirirlos bajo sistemas de mezclas en APPENMIX, junto con otros aditivos, como el control de sinéresis.

Sacarina

Fue sintetizada en 1879 y se volvió popular en la Primera Guerra Mundial, debido a que la azúcar escaseaba. Se trata del aditivo E 954 y, aproximadamente, es entre 300 y 500 veces más dulce que el azúcar. No es metabolizada y se absorbe para eliminarse por vía urinaria. Tampoco aporta calorías.

Ciclamato sódico

Conocido como aditivo E 952, fue sintetizado en 1937 y es hasta 50 y 100 veces más dulce que el azúcar. Presenta mínima absorción y es eliminado por la orina.

Acesulfamo K

Se descubrió en 1967. Se conoce como aditivo E 950 y es 200 veces más dulce que el azúcar. Es un edulcorante organoléptico y, si no se mezcla con otros edulcorantes (como sucralosa o aspartamo), deja un sabor metálico. Destaca por su buena estabilidad al calor, por lo que es común en productos horneados. No es metabolizado y se elimina por completo por la vía urinaria.

Sucralosa

Consiste en el aditivo E 955 y fue descubierto en 1976. Es 600 veces más dulce que el azúcar y resalta por su alta resistencia a temperaturas elevadas. Al crearse mezclas de edulcorantes con acesulfamo, produce un efecto sinérgico que incrementa el dulzor.

Aspartamo

Se trata del aditivo E 951 y se sintetizó en 1965. Es 200 veces más dulce que el azúcar. Si bien es seguro, es uno de los edulcorantes más afectados por detractores y estudios fraudulentos, por lo que muchas empresas lo retiraron de sus productos. Se forma por la unión de dos aminoácidos naturales, que, usualmente, se encuentran en varios alimentos: ácido aspártico y fenilalanina. Al degradarse metabólicamente, se separan.

No representan un riesgo para la salud, ya sea juntos o separados, aunque sí puede ser perjudicial para personas que presentan una enfermedad metabólica, conocida como fenilcetonuria. Por tal motivo, es común que se incluya una advertencia en el etiquetado de los alimentos donde se consume.

Ventajas de las mezclas de edulcorantes

La ventaja más relevante de estos edulcorantes es que son seguros. No afectan la flora intestinal ni producen efectos laxantes, lo que pasa con ciertos productos, como la estevia. Tanto el dulzor como sabor de cada uno es diferente, lo que permite a los fabricantes elegir el más conveniente. Además, es muy difícil distinguirlos del azúcar en la mayoría de los casos.

Con respecto a su índice glucémico, es nulo, por lo que no repercute en los niveles de glucosa en la sangre. Son por ello seguros para personas diabéticas. Ofrecen una ventaja interesante: ninguno aporta calorías, es decir, no causan problemas de obesidad, lo que los vuelve un excelente sustituto del azúcar. Lo que sí puede afectar son los hábitos de consumo y otros ingredientes en los alimentos.

Si necesitan un proveedor de edulcorantes mezclados de forma personalizada para cualquier alimento que requiera dulzor y sabor, contacten a los expertos de APPENMIX. Nuestros diseños se elaboran con la sinergia de edulcorantes que permiten elaborar alimentos bajos en azúcar o sin ella. Brindamos soluciones artificiales y naturales y enmascarantes de resabios, que se aplican para la industria alimentaria en general.

En APPENMIX podemos brindarles un sistema funcional parcial o completo según las necesidades del sector, que puede integrar agentes de texturas, control de sinéresis, agentes de textura, estabilizadores, antioxidantes, preservación de alimentos, rendimiento y edulcorantes. Soliciten más información o una cotización a través de la línea +52 (55) 2122 0400.


¿Cuáles son los efectos de la congelación en la calidad de productos cárnicos?

Los productos cárnicos son sometidos a diversos procesos para que lleguen en excelentes condiciones a los consumidores finales, de modo que tengan una buena imagen de los fabricantes, como la congelación. Si bien este proceso puede causar varios efectos que disminuyen la calidad de las carnes es posible evitarlo al tomar algunas medidas y la aplicación de sistemas de cobertura industria cárnica.

La congelación: un método de preservación que también puede ser perjudicial

Los distintos actores de la cadena de suministro usan varios métodos de conservación para que los alimentos almacenados en anaqueles tengan una vida amplia, entre los que la congelación ocupa un lugar primordial. Cada actor debe asegurarse de que se mantenga la mayor calidad posible de la carne congelada y evitar modificaciones que pueden impactar en las ventas, como cambios en aroma, color, jugosidad y sabor.

Son considerados varios aspectos para lograr lo anterior, por ejemplo, velocidad de congelación, tiempo en que los productos permanecieron almacenados en refrigeración antes de ser congelados, tiempo de almacenamiento en cámaras frías y las condiciones del mismo almacenamiento, como humedad, temperatura, material de empaque usado, debido a que tales factores repercuten en las propiedades cualitativas de los productos cárnicos congelados; aunque es crucial usar otros ingredientes especiales, como agentes de preservación de alimentos y sistemas de cobertura.

En el caso de la carne fresca, es indispensable evitar que sea congelada mientras permanece en refrigeración, debido a que las temperaturas próximas al punto de congelación derivan en la formación de cristales, que afectan considerablemente las características de rendimiento y la percepción sensorial. Uno de los problemas que más afectan la calidad de la carne mientras permanecen en congelación es la pérdida de humedad; que modifica la apariencia del producto y representa pérdidas económicas, ya que su peso disminuye considerablemente.

Si ocurre una pérdida excesiva de humedad y no se utilizan los sistemas de cobertura industrial cárnica en la superficie del producto, ocurrirán deshidrataciones localizadas, además el color cambiará, debido a un fenómeno conocido como quemadura por congelación. Cuando se presenta en sus primeras etapas, casi todas las manchas desaparecen cuando la carne es descongelada o cocida. El problema puede ser irreversible, debido a que las proteínas se desnaturalizan y no podrán rehidratarse. Suele acompañarse por el desarrollo de sabores desagradables, lo que se debe a la oxidación de las grasas.

¿Qué soluciones existen para los productores?

Afortunadamente, la tecnología en alimentos ha avanzado notablemente y contamos con varias soluciones para la pérdida de calidad por el proceso de congelación. A continuación, enlistamos algunas soluciones que aplican los fabricantes para evitar una pérdida excesiva de la humedad o quemaduras y para que se conserven las propiedades organolépticas en los productos cárnicos:

Mantenerse atento a la velocidad de congelación

Las velocidades de congelación pueden afectar tanto las propiedades químicas como físicas de los productos cárnicos. Si se aplica una velocidad media o rápida, podrán conservarse bien las propiedades sensoriales nutritivas, lo que puede lograrse mediante inmersión, aire forzado o sistemas IQF.

Mantener constante la temperatura

Si ocurren fluctuaciones en la temperatura, sucederá la “recristalización”. Se trata de un fenómeno que conlleva cambios en la forma, dimensiones y cantidad de los cristales de hielo y puede ser muy perjudicial para la textura de los productos, por tal motivo, es importante establecer pautas para evitar las variaciones de temperatura en congeladores. Algunas medidas son:

  • No abrir las puertas durante periodos prolongados.
  • Revisar que las puertas de la cámara de congelación estén bien selladas.
  • Evitar introducir productos calientes.
  • Ser cuidadoso con los ciclos de congelación.
  • Evitar sobresaturar los congeladores con productos.
  • Acomodar adecuadamente los productos para que haya una óptima circulación de aire entre ellos.

Empaques adecuados

Es importante que tomen algunas precauciones relacionadas con el empaque que usen para que se mantenga en óptimas condiciones la carne congelada. Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Usar un film hermético con bajo WVP, es decir, que sea permeable ante el vapor de agua. Un ejemplo son las películas de polietileno.
  • Garantizar un sellado correcto.
  • Evitar los vacíos y asegurar el máximo contacto entre las superficies de la carne y la película.
  • Manejar de forma cuidadosa el empaque a temperaturas bajas, debido a que la temperatura disminuye la flexibilidad.

Sistemas de cobertura

Las soluciones descritas les ayudarán, pero no serán suficientes. Es indispensable que adquieran sistemas de cobertura industria cárnica, como los que ofrecemos en APPENMIX. Contamos con una línea completa, que ofrece las siguientes ventajas:

  • Limitan la migración de humedad.
  • Limitan la transferencia de aceites.
  • Vuelven estables los ciclos de congelación y descongelación.

Un sistema íntegro puede contar con algunas o todas las ventajas mencionadas, debido a que se personaliza según sus necesidades. Si están interesados en nuestros sistemas de cobertura u otros productos, como los agentes de textura alimenticia, contáctennos. Soliciten más información al (55) 2122 0400.