¿Cuáles son los mejores conservantes para las bebidas?

 

La industria de bebidas requiere que sus productos duren largos períodos de tiempo. En parte porque pueden pasar meses antes de que sus consumidores las beban y por el tiempo que deben pasar en los anaqueles de los supermercados o tiendas de conveniencia. Por esto, si están pensando en fabricar brebajes, deben encontrar soluciones conservantes para bebidas. En el siguiente artículo, describiremos algunos de los mejores conservantes en el mercado industrial.

 

La importancia de los conservantes en la industria alimentaria

 

El uso de conservantes para bebidas es imprescindible para alargar la vida de los productos. En México, los bezoatos de sodios y potasios son los más utilizando en toda la industria alimentaria.

 

En los últimos años se ha creado un debate sobre el uso de los conservantes. Por esto, existen opciones de estabilizantes naturales para eliminar a los microorganismos indeseables que favorecen la descomposición de los alimentos o bebidas.

 

La importancia de los conservantes reside en que los productos los necesitan para pasar mucho tiempo en los supermercados. Especialmente en el caso de las bebidas que son más propensas a la contaminación por microorganismos que pueden descomponerlos y causar problemas de calidad.

 

El uso de conservantes en las bebidas

 

A pesar de que las bebidas, usualmente, tienen un pH bajo, sus condiciones e ingredientes permiten el crecimiento de grupos microbianos específicas, como las bacterias acéticas, lácticas, hongos y levaduras.

 

Por esto, los estabilizantes para bebidas son de gran importancia. Generalmente, su uso se basa en tratamientos térmicos, y cuando se tratan de productos con ingredientes o materiales susceptibles al calor, la estabilidad se puede conseguir por medio del uso de conservantes.

 

Los conservantes que más se utilizan en la industria son productos que contienen compuestos bacteriostáticos que pertenecen al grupo de los ácidos débiles, como los ácidos benzoico y sórbico. Su efectividad dependerá de diversos factores que incluyen el pH, carga microbiana y la resistencia de los microorganismos presentes después del envasado.

 

¿Cuáles son los mejores conservantes para las bebidas?

 

Para hablar de los mejores conservantes para bebidas, es mejor mencionar aquellos que están aprobados por la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección de Riesgo Sanitarios). Entre ellos se encuentran: los ácidos benzoico y sórbico.

 

En el mercado existen distintas alternativas para conservar las bebidas. Los benzoatos y sorbatos brindan muy buena protección y permiten que tengan una vida útil muy larga.  Si quieren recurrir a alternativas más naturales deben contemplar que productos con una funcionalidad similar serán de gran utilidad para as bebidas.

 

Benzoato de sodio

 

Este es un aditivo conservante que se conoce por retardar la aparición de microorganismos de levaduras, bacterias y mohos. Se recomienda combinarlo con el hidróxido de sodio, siempre siguiendo las normas de la COFEPRIS. El uso más habitual de este aditivo es en: bebidas carbonatadas, concentrados para bebidas, encurtidos, jugos de frutas, mermeladas, jaleas, aderezos, salsas y embutidos.

 

Sorbato de potasio

 

Este aditivo tiene una amplia actividad antimicrobiana por lo que inhibe el crecimiento de mohos, levaduras y bacterias aerobias. Debido a que tiene una eficacia limitada ante bacterias anaerobias, se aconseja su combinación con otros aditivos conservantes, como el benzoato de sodio o pueden implementar un conjunto con diferentes procesos que permitan la prolongación de la vida de los productos de manera efectiva.

 

Natamicina

 

Este es un aditivo es un ejemplo de conservador natural para aplicaciones de bebidas. En la actualidad se acepta su uso en varias categorías de alimentos, como lácteos y alimentos horneados. Es muy efectiva para detener la aparición de mohos y levaduras, que son los organismos que no se desean en las bebidas.

 

¿Cómo elegir el mejor conservante?

 

La selección del conservante depende de diversos factores. Entre ellas se encuentran las siguientes:

 

Los ingredientes de la bebida

 

Es importante conocer a profundidad el producto que están produciendo. No será el mismo efecto de un conservante para bebidas carbonatadas que las bebidas lácteas. Por esto, deben tomar en cuenta si los ingredientes mitigan la efectividad de los conservantes.

 

El empaque

 

La manera en que se envase el producto puede alterar el funcionamiento de los conservantes. Debido a este motivo, es fundamental conocer incluso el empaque para la selección de los aditivos.

 

Las normativas del país

 

Las normativas y sugerencias de las instituciones correspondientes son de gran ayuda para encontrar el conservante adecuado. Asimismo, ellos aprueban los niveles de dosis, por lo que también deben estar muy atentos a esas indicaciones.

 

Si necesitan mezclas de conservantes u otros aditivos importantes para la industria, adquieran el sistema APPENMIX de DVA. Pidan una cotización al (81) 8386 6575 para nuestra sucursal en Monterrey, (55) 2122 0400 para la CDMX o (33) 3125 5159 para Guadalajara.

 


Control de sinéresis

Estabilizantes: el ingrediente secreto de las bebidas

 

El consumidor busca siempre las mejores opciones en bebidas. Se preocupa por los ingredientes que llevan todos sus alimentos, por esto, las industrias de refrescos están buscando opciones que vayan acorde con los valores de sus consumidores sin dejar de brindar un producto con la misma textura y sabor.

 

En este sentido, la adquisición de buenos estabilizantes para bebidas es fundamental para ofrecer un buen producto final. En APPENMIX estamos siempre innovado para brindar siempre las mejores soluciones en la industria alimentaria, entre ellas los estabilizantes para la producción de alimentos. De ahí que en este artículo recapitulemos algunos conceptos fundamentales de estos aditivos.

 

El rol de los sistemas estabilizadores en la industria de bebidas

 

Si bien los consumidores apuestan por bebidas y productos alimentarios que se vean lo más natural posible, la mayoría tiene que recurrir a estabilizantes para brindar esa sensación de que están consumiendo al natural.

 

Los estabilizantes para bebidas tienen distintas funciones. Pueden ser utilizados para brindar un color específico, o bien para realzar cualidades del producto. Por ejemplo. la sensación en la boca desde el primer sorbo. Estos son tan variados como sus funciones. Van desde lo que consideramos soft drinks hasta las bebidas alcohólicas como las cervezas, licores y cocteles.

 

Para cada aplicación, se tiene que utilizar un estabilizador distinto. Esto se debe a que hay necesidades diferentes por cada bebida, ya que una puede necesitar un color más vivo, impartir cuerpo, turbidez, viscosidad entre otras funciones. Un ejemplo es el caso de las bebidas light que no cuentan la textura que el azúcar otorga a sus versiones azucaradas, entonces se debe compensar mediante el empleado de una goma o hidrocoloide.

 

¿Cómo elegir los estabilizantes para las bebidas?

 

En el apartado anterior ya mencionamos algunos elementos para saber cuáles son los estabilizantes para bebidas que requieren sus productos. Entre los aspectos a considerar podemos mencionar los siguientes:

 

La categoría de la bebida

 

Hay distintas maneras de clasificar las bebidas. Estas categorías existen porque en sus fórmulas y componentes son completamente distintas, por esto, necesitan diferentes tipos de estabilizantes.

 

Las normativas de los países donde distribuirán

 

Cada país cuenta con distintas normativas de comercialización de bebidas. Deben prestar atención a estas indicaciones antes de adquirir un aditivo.

 

La función que cumplirán los estabilizantes

 

Los estabilizantes tienen distintas funciones, por lo que las necesidades de sus bebidas son imprescindibles para la selección correcta. Por ejemplo, hay sistemas estabilizadores que suspenden la pulpa de fruta para evitar la formación de anillos de separación, o las cervezas requieren de aditivos para que alarguen el tiempo de duración de la espuma. Otros estabilizantes son perfectos como conservantes para bebidas.

 

 Tipos de estabilizantes más comunes para la industria alimentaria

 

En términos de aditivos para la industria alimentaria pueden elegir estabilizantes naturales o artificiales. Algunos de los aditivos naturales más utilizados en el mercado de la alimentación se encuentran:

 

Pectinas

 

Estos estabilizantes son fibras de origen natural, los encontramos en plantas y la piel de las frutas. Su funcionalidad se debe a que son solubles en agua y se unen al azúcar para crear una especie de gel. Este aditivo es perfecto para ayuda al producto a ser más espeso. El uso de este aditivo evita el exceso de azúcar.

 

Agar-agar

 

Este aditivo es extraído de las algas que a través de un proceso de sublimación se obtiene una especie de gel. Este se puede utilizar para hacer gelatinas, espesar el helado, yogurt, sopas. Mermeladas en otras cosas.

 

Goma gellan

 

Este estabilizante proviene de la fermentación de la bacteria sphingomonas elodea que puede obtenerse del almidón del maíz. Es el perfecto aditivo para espesar y estabilizar bebidas como jugos, productos lácteos, entre otros.

 

Ácido algínico

 

Como lo indica su nombre, este aditivo también se obtiene de las algas y suele utilizarse como una sal. Su uso más recurrente es en los helados, cremas y leche. Algunos productores lo utilizan como un tipo de fibra baja en calorías.

 

¿Dónde adquirir los aditivos para la industria alimentaria?

 

DVA es una compañía global que brinda las mejores soluciones de estabilizantes y aditivos para la industria, su marca APPENMIX se especializa en todas las necesidades de la industria alimentaria. Entre nuestros productos encuentran los estabilizantes para la producción de bebidas, edulcorantes, antioxidantes y rendimiento.

 

Para más información sobre las soluciones que tenemos para sus industrias, llamen a al teléfono (55) 2122-0400 en México, al (33) 3125-5159 para Guadalajara y al (81) 8386-6575 para Monterrey. También pueden escribirnos un mensaje en nuestra sección de contacto donde uno de nuestros ejecutivos responderá sus dudas.

 

 


Un recorrido a los métodos antiguos de preservación de alimentos

 

El asentamiento de las culturas influyó en las técnicas de preservación de alimentos que todavía se utilizan hoy en día dentro de las industrias alimentarias. Por esto, en el siguiente artículo vamos a recordar cuáles son los métodos más antiguos para conservar los alimentos.

 

¿Cómo nace la conservación de alimentos?

 

El uso de la preservación de alimentos data del comienzo de las culturas. Esto comienza porque las antiguas civilizaciones debían aprovechar al máximo las fuentes de la naturaleza para abastecerse, por lo que debían conservar sus alimentos para las inclemencias meteorológicas. De ahí encuentran métodos curiosos y efectivos para la conservación de sus alimentos.

 

Incluso, algunos de los métodos que mencionaremos a continuación, siguen formando parte de familias que se abastecen con sus propios medios. Por ejemplo, los porcicultores aprovechan todo lo que obtienen de los cerdos para alimentarse durante todo un año, por esto las culturas europeas tienen una estrecha relación con los embutidos.

 

Asimismo, muchos de los métodos de conservación que utilizan las industrias alimentarias en la actualidad son mejoras de estas técnicas de preservación de alimentos. Hoy los aditivos químicos favorecen la conservación y la estabilización de los productos alimentarios que se producen en masa.

 

Métodos más antiguos de conservación de alimentos

 

Estas son algunos de los métodos que comenzaron la tradición de la conservación de alimentos:

 

Secado

 

Esta es quizás la forma más antigua de conservar los alimentos. Especialmente en cárnicos, ya que curaban la carne a través de la deshidratación con el sol o el viento. Esta técnica de deshidratación se remonta al Medio Oriente y las culturas orientales que secaban los alimentos al sol calienta desde hace 12,000 años a. C.

 

Algunas de estas culturas que vivían en zonas sin suficiente luz solar o viento, construían «casas quietas» que calentaban con fuego para secar frutas, verduras y hierbas. De este modo, podrían gozar de estos alimentos por un tiempo considerado.

 

Curado

 

Del mismo modo que el secado, el curado es otra forma de deshidratar los alimentos. Las civilizaciones antiguas utilizaban la sal para que los alimentos se secaran. Esta técnica es próxima a las regiones más frías del mundo, por ejemplo, el bacalao de noruega lo secan con esta técnica para que llegue bien conservado a todo el mundo.

 

La ventaja de este método es que no solo conserva el sabor y textura de los mariscos y la carne, también previene el crecimiento de patógenos dañinos que precisan de la humedad para sobrevivir. En general, la humedad acelera la descomposición de cualquier tipo de alimento.

 

Congelación

 

Las culturas que experimentaban temperaturas bajo cero descubrieron la conservación a través de la congelación. Ya que esta temperatura extrema hizo que fuera el método obvio de conservación, del mismo que las culturas con mucho sol aprovecharon el calor para la deshidratación.

 

Estas civilizaciones enterraban la comida bajo la tierra o en la nieve asegurando su conservación durante todo el invierno. Este método derivó en las casas de hielo o neveras para almacenamiento, hasta que en el siglo XIX se inventó la refrigeración artificial, que sin duda debemos a estas culturas.

 

Fermentación

 

La fermentación evita que los alimentos se descompongan mediante el uso de microorganismos para destruir estos patógenos. En cierta medida, este es el sistema conservador para lácteos más antiguos, especialmente para la producción de quesos.

 

Encurtido

 

El encurtido es otra forma de fermentación. Este consiste en la conservación de alimentos en vinagre producido por almidones o azúcares. Se considera que esta técnica nace cuando la comida se colocaba en vino agrio o cerveza para conservarla. El encurtido está asociado a la cultura de la India.

 

La modernización de la conservación de alimentos

 

Después de leer los métodos más antiguos de conservación podemos notar que estos siguen formando parte de nuestro día a día. No obstante, hay técnicas que pueden ser aún más efectivas, ya que permiten que los alimentos pasen largos períodos en el almacén sin descomponerse. Entre estos métodos encontramos los siguientes:

 

Esterilización

 

Esta técnica está comprometida en eliminar por completo la presencia de cualquier microorganismo. La esterilización puede pensarse como una combinación de la deshidratación y el encurtido, pero su éxito dependerá de la hermética del empaque que los contiene.

 

Utilización de conservadores

 

Pensando en que la sal es un conservador, podemos notar que aún seguimos recurriendo a esta técnica, aunque está vez se utilizan sustancias químicas que inhiben el crecimiento de microorganismos.

 

Encuentren las mejores soluciones de la industria alimentaria en APPENMIX

 

Sin duda APPENMIX ofrece las mejores soluciones para la industria alimentaria, desde estabilizantes para productos cárnicos hasta conservantes para bebidas. Contacten con nosotros para más información al teléfono (55) 2122-0400 en México, al (33) 3125-5159 para Guadalajara y al (81) 8386-6575 para Monterrey.

 

 

 


Carboximetilcelulosa sódica como parte de los estabilizantes para bebidas

 

La carboximetilcelulosa sódica como parte de los estabilizantes para bebidas, permite que éstas tengan una mayor y mejor apariencia. Cuando se habla de proceso productivo, las modificaciones de temperatura, la presencia de partículas, los ingredientes usados e incluso el transporte y almacenamiento, pueden ser considerados como elementos que intervienen en la inestabilidad de los sistemas de bebidas. En general, la desestabilización significa la formación de sedimentación, precipitados gelatinosos y la separación de fases, turbidez y pérdida de viscosidad.

 

Uso sencillo de la carboximetilcelulosa sódica

 

Ciertos ingredientes facilitan una mejor estabilización, generando una apariencia uniforme y adecuada, evitando significativamente la separación de fases. Entre los estabilizantes para bebidas, la carboximetilcelulosa sódica (CMC) es considerado un ingrediente sencillo de usar y con gran versatilidad. Consiste en un derivado de la celulosa que se obtiene a partir de la inclusión de grupos carboximetil en una cadena de celulosa, provocando un tipo de polímero aniónico soluble, tanto en agua fría como caliente.

 

El compuesto CMC puede interactuar con varios sistemas, evitando la generación de sedimentación y aglomeración de partículas en el caso de las bebidas. Hoy en día, se puede encontrar su incorporación para establecer mayor estabilización de bebidas que presentan un bajo pH y que son procesados con tratamiento térmicos.

 

Mediante este compuesto, se logra mejorar la apariencia de diferentes bebidas, como: cafés, lácteos, naturales, fermentadas, jugos, alcohólicas, etc., otorgando estabilidad durante el proceso de almacenamiento.

 

¿Qué proporciona la CMC a las bebidas

 

La carboximetilcelulosa sódica, además de ser usado para generar una viscosidad estable y evitar la turbidez de las bebidas, este compuesto tiene la capacidad de actuar sobre las proteínas presentes en sistemas de bajo pH.  Por ejemplo, una interacción de tipo iónica entre las moléculas de proteínas y este compuesto CMC puede generar un complejo estable por debajo de su punto isoeléctrico, logrando así, impedir la floculación y sedimentación de dichas proteínas.

 

La CMC y su aplicación en bajo pH

 

  • Interactúa con proteínas, permitiendo la formación de complejos solubles y estables, que facilitan la estabilización de las proteínas en bebidas ácidas. Logrando de esta manera, impedir la generación de sedimentos y precipitados.
  • Tiene un efecto espesante y estabilizante de los ingredientes, provocando una apariencia limpia sin causar turbidez.
  • Permite conseguir transparencia en bebidas con bajo pH y viscosidad estable para el almacenamiento del producto.
  • No añade calorías adicionales ni sabor al producto final.
  • Impide la turbidez, sedimentación, floculación y separación de fases.

 

¿Es posible aplicarla a bebidas con pulpa?

 

Aquellas bebidas concentradas, con pulpas más ácidas y complicadas para estabilizar, pueden llegar a presentar sedimentación con el paso del tiempo. Dicho proceso, puede ser reducido con la aplicación de CMC que tiene como función disminuir la floculación y sedimentación de los componentes.

 

Asimismo, tiene la capacidad de generar viscosidad y textura, siendo usada también para dar más cuerpo a las bebidas en sistemas con bajo contenido de azúcar. Entonces, se trata de una alternativa importante, como otras opciones de agentes de textura alimenticia que generan un efecto considerable en los alimentos o bebidas para mejorarlos significativamente.

 

La carboximetilcelulosa sódica, una aliada con la cremosidad

 

De igual manera, existen otros derivados de celulosa, como en el caso de la hidroxipropilmetilcelulosa y la metilcelulosa, que funcionan como agentes que proporcionan aireación y cuerpo a las bebidas que requieren de mayor textura. Dichos ingredientes aportan más cremosidad e incremento de aireación al producto final, permitiendo ser usados para mejorar, por ejemplo, la aireación en yogures y malteadas.

 

Existen ciertos sistemas alcohólicos que pueden generar turbidez, pérdidas de viscosidad y sedimentación de partículas sólidas. La CMC tiene un efecto soluble en sistemas que presentan hasta un 40% de alcohol, provocando soluciones transparentes y generando una viscosidad estable que permite la conservación de las partículas en suspensión.

 

¿Es posible impedir la turbidez en vinos?

 

Cuando se trata de estabilizantes para bebidas, uno de los desafíos que tienen lugar en este campo, son los vinos. Dado que, lo que se busca es evitar la turbidez y sedimentación que provoca un residuo aparente en el fondo de los recipientes.

 

En este sentido, la CMC es una buena alternativa para impedir la generación de sales de ácido tartárico que provocan la cristalización y reducen la calidad del vino. Asimismo, evita los elevados costos y el tiempo prolongado del proceso de estabilización a frío, así como, la fabricación de un producto cristalino, sin provocar alguna alteración del sabor o aroma de este producto.

 

¿Dónde puedo conseguir los mejores estabilizantes?

 

En DVA somos una compañía química global con experiencia en sistema conservador para lácteos y demás productos que permiten el trato de los alimentos y las bebidas bajo ciertas propiedades. Además, contamos con un sistema funcional completo o parcial denominado APPENMIX, donde se incluyen: estabilizadores y edulcorantes, antioxidantes, rendimiento, según las necesidades específicas del sector.

 

En caso de los estabilizantes para bebidas, pueden acceder a nuestro productos y servicios especializados en esta rama. Para ello, pueden marcar al (55) 2122 0400 para solicitar información y una cotización según sus requerimientos o llenando con sus datos nuestro formulario.

 


¿Cuáles son los métodos de preservación de alimentos?

 

Las diversas técnicas de preservación de alimentos, han ido cambiando a través de los años. Pero, se trata de procesos esenciales para evitar en gran medida que los alimentos se contaminen. Es preciso mencionar que, cada tipo de alimento amerita un determinado método de preservación, conforme a sus propiedades. Antes de entrar en detalles, sobre los métodos que se utilizan para la conservación, comenzaremos por la definición de preservación de los alimentos.

 

Definiendo la conservación de alimentos

 

El proceso de preservación o conservación de los alimentos se refiere a técnicas específicas que permiten mantener en buenas condiciones y durante un lapso considerable los alimentos. Y es que los microorganismos son los principales causantes de la descomposición de estos elementos.

Es por esta razón que existen técnicas y métodos especializados que permiten que se puedan conservar con un largo tiempo, evitando su descomposición.

 

Métodos de conservación de alimentos

A continuación, mencionaremos algunos de los métodos más usados para la conservación de los alimentos:

 

Congelación

 

Consiste en una técnica permite someter a los alimentos a temperaturas de menos 0 °C. Generalmente, se ubican en -4 °C, para conseguir que el calor externo llegue a descomponer los alimentos. Mediante este nivel de temperatura, los procesos de las enzimas presentes en los microorganismos son detenidos. Es decir, en este caso dichos microorganismos no serán eliminados, sino que se conservarán en estado de hibernación.

Es importante tener presente que la cadena de frío debe mantenerse siempre. En caso de que se rompa, los microorganismos comenzarán a descomponer los alimentos.

 

Refrigeración

 

Es otro de los métodos de preservación de los alimentos, consiste en mantenerlos a temperaturas bajas. Pero en esta ocasión se suele usar 5 °C. Esta técnica aplica la cadena de frío para alimentos frescos que necesitan estas temperaturas sin alcanzar el estado de congelación. Igualmente, se debe tener presente no romper el ciclo de cadena de frío en ningún momento.

 

Calentamiento

 

Este proceso de calentamiento también forma parte de los métodos de preservación de alimentos, como pasteurización, cocción, ebullición, esterilización, entre otros.

 

Deshidratación o secado de alimentos

 

El estado de deshidratación, permite que los alimentos no puedan descomponerse. Esta técnica es aplicada en: pasas, legumbres o semillas. Se usa frecuentemente para conservar en buen estado los alimentos por largos periodos de tiempo. Hay dos formas de deshidratación: secado natural, que se realiza mediante el sol, y secado artificial, a través de secadoras, hornos o túneles.

 

Enlatado

 

A través de esta técnica, se esteriliza el alimento y el envase. Luego se añade el esterilizado y se cierra de forma hermética. En este caso, los recipientes pueden ser de materiales diferentes.

 

Encurtido

 

Para este método se agrega sal a los alimentos y luego vinagre. Es una técnica de preservación que puede ser aplicada a pescados, vegetales y carnes.

 

Concentración de azúcar

 

Al incrementar los niveles de azúcar en ciertos alimentos se frena el proceso de crecimiento de las bacterias. De igual manera, existe la posibilidad de sellar al vacío y se tapan herméticamente. Un ejemplo de aplicación de este método lo podemos ver en las mermeladas y algunas conservas con azúcar.

 

Ventajas y desventajas de la conservación de alimentos

 

Existen varias ventajas que podemos descartar de los métodos de preservación de los alimentos, entre ellas se destacan las siguientes:

  • Se pueden conservar en mejores condiciones.
  • Facilita el proceso de traslado de alimentos.
  • Mejora la calidad sanitaria de los alimentos.
  • Permite prolongar el buen estado de los alimentos con el paso del tiempo.
  • Son métodos que permiten perder menos cantidad de alimento y reducir considerablemente los gastos.

 

Algunos alimentos pueden incluso perder las propiedades que lo conforman, siempre y cuando la técnica de conservación aplicada no sea la adecuada. Igualmente, pueden perder nutrientes, por tanto, es importante tener en consideración el tipo de alimento y la técnica idónea a utilizar y nunca romper la cadena de frío, según sea el caso.

 

Estos métodos y los demás agentes de textura alimenticia son fundamentales para poder mantener los alimentos en óptimas condiciones para su consumo. Ciertas técnicas las usamos en casa, mientras otras son empleadas por grandes cadenas de alimentación.

 

Es por esta razón que, hay varias formas que se pueden aplicar y permiten aprovechar al máximo de sus ventajas, conservando los alimentos por mucho tiempo. Por ello, apoyarse en servicios profesionales para la aplicación de estas y otras técnicas como el sistema conservador para lácteos, es lo más apropiado para conseguir resultados satisfactorios en este ámbito.

 

¿Por qué elegir la mejor empresa DVA?

 

A la hora de conseguir los mejores métodos de preservación de alimentos, nada mejor que recurrir a DVA. Mediante nuestros sistemas de APPENMIX y productos disponibles, se puede conseguir un trato de los alimentos y bebidas efectivo, garantizando su buen estado de consumo. Pueden contactarnos al (55) 2122 0400 para solicitar información y una cotización según sus requerimientos o llenando con sus datos nuestro formulario.


¿Conocen la natamicina para bebidas?

Actualmente, los fabricantes para bebidas reemplazan sin problemas aditivos, como saborizantes y edulcorantes; sin embargo, presentan problemas al reemplazar los conservantes para bebidas. Es posible aplicar la pasteurización a bebidas embotelladas o enlatadas tras su envasado, de modo que disminuyan las posibilidades de contaminación, aunque, en el caso del PET que es ampliamente utilizado, se trata de un material que no resiste las altas temperaturas del proceso una vez envasadas las bebidas.

Ante esta situación, los productores aplican medidas para garantizar la calidad de los productos e integrar pasos adicionales de calentamiento previos al llenado, aunque aún hay riesgo de que las bebidas sean contaminadas. Para solucionar este inconveniente, suelen utilizar los siguientes conservantes para bebidas: ácido sórbico o sorbato y ácido benzoico o benzoato. Actualmente, hay una solución más amigable que se vuelve cada vez más popular. Si desean conocerla mejor, continúen esta publicación.

Los conservadores artificiales y la natamicina

Los conservantes para bebidas sintéticas son funcionales, aunque las empresas de bebidas no dejan de buscar otras opciones, debido a que conservantes como el sorbato y benzoato hacen que el sabor sea como metálico y su efectividad para erradicar levaduras resistentes llega a ser poca. Muchos países evalúan el ácido benzoico, ya que conlleva la formación de benceno, que es un compuesto no tan saludable e inician una búsqueda de soluciones más amigables.

En el pasado había muy pocos conservantes naturales para las bebidas, pero ha aparecido una solución ampliamente recomendada: la natamicina. Se trata de un conservador natural recomendado para las bebidas cuya obtención es mediante la fermentación. Actualmente, es aceptado para varios productos alimentarios, no solo para bebidas, sino para productos horneados y lácteos.

Destaca por ser efectiva en la prevención de mohos y levaduras, que son los contaminantes biológicos que aparecen en las bebidas. Usa un mecanismo particular para inhibir su crecimiento que se dirige al ergosterol, evitando que captan los nutrientes para su desarrollo. Este componente usado para la preservación de alimentos fue descubierta en la tierra sudafricana y, actualmente, es producido en grandes cantidades por medio de la fermentación. Una vez extraído, pasa por un proceso de centrifugado, lavado y filtrado para que el producto final tenga la calidad y pureza requeridas.

La natamiticia en México

En nuestro país, se actualizaron las normativas de la COFEPRIS, donde se menciona que a la natamicina como un aditivo disponible para las empresas de bebidas y garantizar el bienestar de los consumidores. En EE. UU. se ha aprobado su utilización como aditivo en varias bebidas, como jugos y tés, mientras que, en México, se aprobó su uso en bebidas deportivas, energéticas, no carbonatadas y sin alcohol. Tras estas implementaciones, se espera que otros países lo incorporen.

La natamicina es inoloro e insípido, por lo que es ideal para mantener el sabor de las bebidas. Al producirse por medio de la fermentación, ofrece ventajas a los productores que desean incluir la palabra «natural» en sus etiquetados. En nuestro país, el etiquetado se ha vuelto elemento crucial para los consumidores, por lo que la inclusión de la natamicina es ideal para que las bebidas sean atractivas para estos.

Hay versiones personalizadas y mejoradas para utilizarse en matrices de productos líquidos que les dotan de uniformidad en su distribución y son de rápida disolución, lo que las vuelve más convenientes en comparación con los conservantes artificiales tradicionales, como el ácido benzoico. Incluso, se han realizado formulaciones exitosas para los productos horneados. En nuestro país, comienza a personalizarse para usarse en panes, quesos y yogures, de modo que se mejore su etiquetado.

La efectividad de la natamicina

Actualmente, hay estudios que demuestran que este conservante es altamente efectivo para erradicar levaduras y mohos si se usa en dosis bajas. Por ejemplo, se efectuó un ensayo de inhibición con jugo de manzana entre 100 y 10,000 unidades colonizadoras de mohos y levaduras entre 100, al que se agregaron concentraciones variables del conservante. Lo que se observó es que la contaminación biológica disminuyó hasta su eliminación en unos cuantos días.

Si bien los mohos y levaduras son las contaminaciones biológicas que descomponen las bebidas, es importante controlar igual el crecimiento bacteriano mediante un proceso adicional de calentamiento, no obstante, las empresas que desean una protección completa sin necesidad de aplicar calentamiento para inhibir el desarrollo las esporas y bacterias tienen la opción de usar natamicina mezclada con aditivos, como el bevcon, que es una opción viable a benzoatos y sorbatos y que es producido en nuestro país.

La razón por la que es un buen reemplazo de conservantes tradicionales es su capacidad de proteger ante bacterias, levaduras y mohos resistentes, como la zygosaccharomyces. A ello se suman otros beneficios que las opciones convencionales no brindan, por ejemplo, no presentan descomposición ante la contaminación biológica.

Si están interesados en adquirir aditivos conservantes de alta calidad, ya sea en sistemas individuales o integrales con edulcorantes naturales y artificiales, estabilizantes, entre otros, adquieran los sistemas APPENMIX. Pidan más información o una cotización al (55) 2122 0400 o completen nuestro formulario.

 


Aspectos clave de los edulcorantes naturales y artificiales

Los edulcorantes naturales y artificiales son aditivos que se agregan a los alimentos para reemplazar el azúcar refinado con fines médicos o en pro de conseguir un producto más balanceado y con una etiqueta 100% natural (una de las tendencias del mercado actual). Esta sustancia se puede implementar en cualquier comida o bebida, ya que es un compuesto sumamente versátil; por lo general es usada en repostería y líquidos dulces. Se clasifican la nomenclatura de la E-900 al E-999.

Al implementar estas mezclas de edulcorantes se reduce el número de calorías de los alimentos debido a que la sacarosa (azúcar tradicional) tiene un aporte calórico importante en la nutrición, lo que la hace perjudicial para personas con problemas cardíacos o sobrepeso.

Por otro lado, estos aditivos se clasifican principalmente por su origen, particularmente si son naturales o artificiales, y se ordenan con base en su poder edulcorante, comparado con una solución de sacarosa que se usa de referencia. Entre mayor capacidad de endulzar se posea, su clasificación variará. Gracias a esta comparación se determina que algunos edulcorantes como el aspartamo son de 100 a 200 veces más efectivos que el azúcar tradicional, por lo que es posible invertir mucho menos en la producción al por mayor.

¿Por qué se usan los edulcorantes naturales y artificiales?

Existen muchas razones para el uso de los edulcorantes en la industria; el primero de ellos, como mencionamos anteriormente, es que les permite a las centrales de producción reducir los costos en la elaboración de los productos, ya que implementan menos sustancias para conseguir el mismo nivel de dulzor deseado en comparación con la sacarosa.

Así mismo, es útil en productos que desean promocionarse como bajos en calorías, los cuales son generalmente más aceptados por la comunidad, que cada día se preocupa más por su estado físico y el aumento de peso a través de la dieta.

Por otro lado, la sacarosa, al acumularse en los dientes, genera caries que los deteriora y provoca diferentes problemas de salud en los consumidores.

Finalmente, se implementa para ayudar a mitigar los efectos de la diabetes en la población, disminuyendo la cantidad de glucosa que ingiere el organismo y por ende reduciendo los factores de riesgo y ayudando a que los tratamientos contra esta enfermedad sean más efectivos en los pacientes.

¿Cuáles son los edulcorantes más empleados?

A continuación, relacionaremos algunos de los edulcorantes que tienen mayor impacto en el mercado.

Aspartamo (E-951)

El aspartamo o aspartame es considerado uno de los más utilizados en la industria alimentaria. Presenta la ventaja de no poseer ningún aporte calórico a los alimentos, lo que lo hace especial para las bebidas y comidas de las personas que se encuentran en dieta. En cuanto a su poder edulcorante, como mencionamos antes, llega a ser más de 200 veces más poderoso que la sacarosa y al emplearlo no deja sabor amargo.

Esta sustancia es metabolizada por el organismo, lo que quiere decir que será descompuesta en el interior del sistema digestivo, provocando que no se acumulen y en términos generales resulte menos perjudicial para los consumidores. Sin embargo, si el alimento lo consume en grandes dosis una persona con fenilcetonuria lo procesará; motivo por el que es importante informar la presencia de este aditivo en la etiqueta, así como la debida contraindicación.

Acelsulfame (E-950)

Otro de los más empleados en la industria es el E-950, el cual comparte con el aspartamo su capacidad de endulzar las comidas y bebidas 200 veces más que el azúcar tradicional. Descubierto en 1967, este aditivo es uno de los más estables a los diferentes tratamientos tecnológicos de almacenamiento y preservación de alimentos, lo que lo convierte en uno de los aditivos favoritos.

Si bien es un edulcorante que no se puede metabolizar en el organismo, su composición química está diseñada para ser excretada de manera fácil y rápida y sin generar mayor alteración en el cuerpo. Los productos en los que más se emplea son refrescos, bebidas no alcohólicas, lácteos y postres.

Sucralosa (E-955)

Finalmente, el tercero más importante de la industria alimentaria es la sucralosa, la cual tampoco es un edulcorante calórico, por lo que se usa frecuentemente en dietas y bebidas dietéticas. Este es uno de los aditivos más fuertes ya que llega a ser 600 veces más dulce que la sacarosa, con la ventaja de que no deja ningún sabor desagradable en los consumidores, lo que lo ha convertido en una opción ideal incluso en la cocina doméstica.

Una de las razones por las que es de los edulcorantes naturales y artificiales más empleados en la industria es porque es estable incluso en altas temperaturas, lo que resulta ideal en entornos de producción complejos y al aplicarse a soluciones calientes.

Estos son los aspectos clave de los edulcorantes naturales y artificiales que debe conocer, si desea saber más de nuestros productos, escríbanos al formulario que encuentra en nuestro sitio web o contáctese a los números de nuestras diferentes sedes.


edulcorantes naturales y artificiales

Edulcorantes de alta intensidad para la industria alimentaria

La industria alimentaria requiere de muchos aditivos para conferir características particulares a los alimentos (como aroma, color y sabor) y asegurar su aceptabilidad por parte de los clientes. Entre los aditivos más utilizados, destacan los sustitutos del azúcar. Pueden ser edulcorantes naturales y artificiales y permiten cumplir con los estándares de la industria para ofrecer alimentos seguros y de calidad.

En las últimas décadas, los sustitutos del azúcar se han popularizado, ya que aumentó la cifra de personas a nivel global que desean eliminar los azúcares en sus hábitos alimenticios y reemplazarlos por productos que aporten pocas o nulas calorías y brindan excelente sabor. Las empresas alimentarias se han mostrado interesadas en satisfacer las necesidades y preferencias de esas personas (algo importante para el posicionamiento de las marcas en un mundo cambiante de consumo), por lo que usan los edulcorantes para disminuir las calorías y la carga glicémica de sus productos.

Hay una gran variedad de edulcorantes naturales y artificiales, pero solo algunos son usados ampliamente por la industria de alimentos. Estos se clasifican en dos grupos importantes: edulcorantes de alta intensidad y polioles.

¿Qué edulcorantes de alta intensidad son los más usados?

Se trata de aditivos que brindan un sabor muy dulce y no son digeridos por nuestros organismos, por tal motivo, aportan pocas calorías o ninguna. Actualmente, hay muchos estudios que revelan que estos sustitutos de azúcar no causan daños a la salud y se ha comprobado que la mayoría son apto para el consumo humano, incluyendo mujeres embarazadas o en etapa de lactancia y niños.

Son muy dulces, por tal motivo, se usan en cantidades pequeñas y requieren una buena dosificación para que el producto sea aceptable. Se usan en una amplia variedad de aplicaciones, como pastelería, helados, caramelos, panes, entre otros. Otra aplicación es en productos para personas que presentan diabetes o que desean bajar o controlar su peso. No provocan caries como el azúcar, por lo que se usan para endulzar enjuagues bucales y pastas de dientes.

Este grupo abarca varios edulcorantes naturales y artificiales, pero los más utilizados son:

Aspartame

Se trata de un edulcorante formado al combinar 2 aminoácidos (L- Fenilalanina y L- ácido aspártico ). Su poder edulcorante oscila entre 180 a 200 veces más que el azúcar. Se digiere y metaboliza de forma natural, no es cariogénico y es bajo en calorías. Posee buen desempeño al usarse en mezclas de edulcorantes de alta intensidad.

Es un aditivo seguro que no aumenta los niveles de glucosa en la sangre, por lo que se usa en productos para diabéticos, aunque deben tomarse precauciones, ya que no es apto para fenilcetonúricos por contener fenilalanina.

Sucralosa

Su poder edulcorante supera al azúcar hasta 600 veces más. Si bien se obtiene a partir del azúcar, intervienen varios químicos intermediarios durante su proceso de fabricación, por lo que puede considerarse un producto natural. Una de sus características más notable es su excelente estabilidad ante cambios de pH o temperatura y, al combinarse con otros aditivos, ofrece una excelente solubilidad. Su sabor es muy parecido al de la azúcar refinada. No necesita de avisos precautorios y se ha probado científicamente en varias aplicaciones por más de 20 años.

Sacarina

En su forma común, este edulcorante se encuentra como sal de sodio. Su poder endulzante es 400 veces mayor que el azúcar, no es cariogénico y es bajo en calorías. La sacarina se ha usado como un aditivo no calórico en bebidas y alimentos durante más de 100 años y aún es uno de los edulcorantes más estimados. Presenta excelente estabilidad ante variaciones de temperatura, está aprobada en más de 100 países y posee una larga vida útil en anaquel.

Acesulfame K

Se trata de un polvo cristalino, cuya capacidad endulzante es 200 veces mayor que el azúcar. Aporta muy pocas calorías, es uno de los edulcorantes más conocidos y presenta buena solubilidad en agua. Más de 100 países han aprobado su uso y muchos científicos afirman que es seguro y posee un perfil de dulzor limpio.

Estevia

Su nombre se debe a la planta Stevia Rebaudiana Bertoli, que es de donde se extrae, por lo que se considera como un edulcorante natural. Posee varios componentes causantes de su dulzor. Este último varía según la proporción y existencia de componentes, como glucósidos, esteviósidos y rebaudiósidos. El dulzor que ofrece es más dulce que el azúcar entre 300 y 500 veces. Mientras menos componentes posea el aditivo, mayor será su pureza y el componente más puro es el rebaudiósido.

No aporta calorías ni es cariogénico. Presenta buena estabilidad ante cambios en pH y temperatura y es muy higroscópica. Posee un resabio ligero y amargo y se usa principalmente en bebidas, confitería, lácteos, panes, entre otros.

Si desean una mezcla adecuada de edulcorantes u otros productos, como estabilizantes naturales, adquieran el sistema APPENMIX de DVA. Pidan una cotización al (81) 8386 6575 para nuestra sucursal en Monterrey, (33) 3125 5159 para Guadalajara o 55) 2122 0400 para la CDMX.


Riesgos del azúcar: ¿los edulcorantes naturales y artificiales son la solución?

De los ingredientes más usados en la cocina, hay uno que destaca principalmente por su gran usabilidad pero también por la tendencia a ser perjudicial: el azúcar. Esta sustancia se compone de glucosa, que es usada por el organismo con el fin de obtener energía; y fructosa, que no es utilizada de forma inmediata por el cuerpo y se almacena en el hígado. Hoy hablaremos de los principales problemas y cómo los solucionan los edulcorantes naturales y artificiales.

¿Por qué es malo el exceso de azúcar?

Cuando se consume demasiada azúcar, se libera insulina para que la glucosa pueda ser utilizada en forma de energía. Si se ingieren estas cantidades de manera regular, el cuerpo se acostumbra a liberarla continuamente, lo que puede llevar a la resistencia; una condición en la que el organismo no responde adecuadamente a esta sustancia y empieza a generar graves problemas, tales como:

Obesidad

Cuando se consume demasiada azúcar, el cuerpo produce una hormona llamada insulina de lipogénesis, la cual estimula la producción de ácidos grasos, lo que puede llevar a un aumento de peso; este incremento de la masa genera demasiados problemas adversos, por ejemplo, enfermedades cardiovasculares, artritis, depresión, fallas en el tracto urinario, trastornos del sueño, entre otros. Todos estos inconvenientes poseen un alto riesgo, en especial si se trata de niños pequeños los que la empiezan a padecer.

Diabetes

Cuando el cuerpo comienza a inhibir la acción de la insulina ocurre la diabetes; dado que empieza a degenerarse la producción de la hormona, la glucosa en sangre corre libremente sin que esta se diluya y transforme en energía, haciendo que se acumule en ciertas zonas del organismo y generando una intolerancia. Algunas de las secuelas más graves son el daño en los riñones, ojos, extremidades, problemas en el corazón, los nervios, entre otros.

Enfermedades del corazón

Las enfermedades cardiovasculares son el efecto secundario que comparten casi todas las secuelas del azúcar, dado que la glucosa comienza a acumularse en las vías sanguíneas, tarde o temprano esta llegará al corazón y generará fallas leves en su funcionamiento que en el largo plazo conlleven a infartos, arritmias o taquicardias. Además, con la producción de ácidos grasos se produce colesterol, una sustancia que reduce el tamaño de las venas y aumenta la presión arterial.

Cáncer

El azúcar es un motor que aumenta su metabolismo y por ende hace que los tumores crezcan más rápido; esto es debido a que, como cualquier otra estructura del organismo, el cáncer también se alimenta de la energía de la glucosa para seguir expandiéndose, por lo que dispararles una reserva de alimento hará que llegue a la fase de metástasis en menos tiempo del que predicen los médicos.

Además, los altos niveles de insulina en sangre hacen que la estructura del ADN cambie y por ende se tiene una mayor propensión a los errores en la producción de las células, generando cáncer.

Pérdida de dientes

Además, el azúcar puede dañar los dientes ya que al acumularse en la boca reacciona con el resto de bacterias y fluidos, convirtiéndose en ácido que es capaz de descomponer las muelas y generar caries; que si no se trata en la brevedad, llevará al pudrimiento de una de estas estructuras y obligará a su remoción inmediata. Ignorar este problema no sólo conlleva a dolores insoportables sino que aumenta la probabilidad de sufrir una infección en las encías que afecte a los nervios, músculos y huesos de la quijada.

Trastornos del sueño

En situaciones normales, cuando la energía del cuerpo se acaba, se induce al sueño con el fin de preservar las reservas para seguir trabajando; no obstante, al no tener un límite con la glucosa que es capaz de descomponer, el sistema está en constante alerta y es imposible dormir.

Esta condición afecta principalmente al reloj biológico, quien se confunde y fuerza a la persona a sentirse cansada, generando problemas en su estado de ánimo como lo son, estrés, ansiedad, depresión, euforia, entre otras.

¿Son mejores las mezclas de edulcorantes que el azúcar?

Los expertos recomiendan limitar el consumo de esta sustancia a niveles aptos para el organismo a fin de evitar estas complicaciones, pero en la realidad, encontramos que es muy complejo no consumirlas pues, al igual que los conservantes para bebidas, se encuentra en casi todos los alimentos del mercado por lo que básicamente es imposible desligarse.

Por eso, la solución debe provenir de los productores, quienes deben implementar edulcorantes naturales y artificiales alternativos al azúcar que posean el mismo efecto dulce de las comidas pero sin perjudicar la producción de la insulina. Algunos ejemplos son la sucralosa, el aspartame y el acesulfame, los cuáles ofrecen los siguientes beneficios:

  • Son menos calóricos que el azúcar.
  • Pueden ser utilizados por las personas que siguen una dieta libre de gluten.
  • No tienen un sabor artificial.

Si desea conocer más información sobre el uso de los edulcorantes naturales y artificiales en la producción de alimentos, lo invitamos a que se contacte con nosotros a través del formulario que encuentra en nuestra página web o llamando al número correspondiente a su sede más cercana.


edulcorantes naturales y artificiales

¿Has escuchado de los edulcorantes?

En la actualidad muchas personas prefieren el uso de edulcorantes naturales y artificiales como sustituto del azúcar. Ya que esta última se caracteriza por su rápida absorción y aportación calórica, la cual se convierte en insulina y esta es dañina en personas que padecen enfermedades, como la diabetes que daña el páncreas. También se está viendo el posible beneficio de los edulcorantes como una forma de combatir la obesidad, problema que se agrava cada vez más en todo el mundo atacando principalmente a nuevas generaciones.

¿Qué son los edulcorantes?

Los edulcorantes son sustitutos de azúcar, sustancias que sirven para dar un sabor dulce a los alimentos y a las bebidas. Hay de alto y bajo valor calórico, entre los que encontramos los edulcorantes naturales y artificiales, aunque se considera que la mayoría de los edulcorantes de bajo valor calórico son artificiales. Los edulcorantes se caracterizan por ser varias veces más dulces que el azúcar común de mesa, por lo tanto, se usa una menor cantidad comparado con la sacarosa o azúcar común para endulzar los alimentos.

Usar edulcorantes aún está en controversia, sin embargo, algunas investigaciones declaran que sirve para personas que padecen de diabetes o que desean perder peso. Lo cierto es que los nutriólogos suelen recomendar los edulcorantes como sustituto del azúcar por su baja aportación calórica en proporción a lo que aporta el azúcar que sale de la caña o de remolacha.

¿Cuál es la diferencia entre los edulcorantes naturales y los artificiales?

Se consideran como edulcorantes naturales a los zumos y néctares de frutas, la miel, la melaza, el jarabe de arce, entre otros. Se les llama naturales porque, como podemos ver, provienen de frutas y vegetales y son sometidos a diferentes procesos para que puedan ser usados en los alimentos y bebidas.

Están los que aportan calorías, pero que tienen un proceso artesanal, como la miel de abeja y la miel de maple que es muy famosa en Canadá, que es extraída del árbol de Maple, y los alimentos que por naturaleza contienen su propia cantidad de sacarosa, glucosa, fructosa y lactosa, como frutas y vegetales.

Por otro lado, los edulcorantes artificiales son los que han tenido una modificación en su naturaleza, su sabor es muy intenso, por lo cual sólo se requiere de una pequeña cantidad para endulzar los alimentos y las bebidas. Entre estos edulcorantes se encuentran el jarabe de maíz, el xilitol que es extraído del alcohol de las azúcares, también encontramos al aspartame, la sucralosa, entre otros.

¿Para qué se usan los edulcorantes?

El uso de los edulcorantes naturales y artificiales varía ampliamente para los alimentos y las bebidas. Por ejemplo, los edulcorantes artificiales suelen ser usados en bebidas, como los refrescos, productos horneados, dulces, postres, para alimentos enlatados, en las mermeladas, incluso en productos lácteos. Aunque, parece que su uso está ampliamente difundido dentro de la industria, también podemos encontrar edulcorantes artificiales de uso doméstico que suelen usarse para hornear o cocinar.

¿Beneficios de los edulcorantes naturales y artificiales?

Como ya se mencionó más arriba, el beneficio que se le ha encontrado a los edulcorantes naturales y artificiales lo podemos encontrar para las personas que padecen diabetes, ya que no son carbohidratos a diferencia del azúcar común, por lo tanto, no elevan los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, es muy importante que las personas con diabetes consulte a su médico antes de consumir cualquier tipo de edulcorante.

Así mismo, los nutriólogos han encontrado un beneficio en la sustitución del azúcar por los edulcorantes para las personas que quieren bajar de peso prácticamente porque no contienen calorías.

En algunas ocasiones la mezcla de edulcorantes se realiza para que estos alcancen una sensación al gusto de dulzor más natural, la cual a veces puede ser notablemente diferente del sabor del azúcar a la que está acostumbrado el consumidor. Igualmente se puede usar este tipo de mezclas entre los edulcorantes porque en ocasiones su uso en bebidas y alimentos pueden dejar un sabor amargo, por eso frecuentemente se mezclan entre sí para minimizar este sabor desagradable al gusto.

Algunos alimentos, además de llevar edulcorantes, es necesario que se les agreguen estabilizantes naturales para ayudarlos a tomar su composición natural, se pueden mezclar sin problema en los alimentos. Existen los espesantes, que como su nombre lo indica ayudan a espesar como en el caso de las mermeladas, los gelificantes, que los encontramos en las gelatinas, y los estabilizantes, como la pectina que ayudan a mantener el sabor de fruta en el refresco.

Si te interesa saber más sobre el manejo de los edulcorantes naturales y artificiales dentro del proceso de la industria alimentaria, en Apennmix contamos con soluciones acordes a las necesidades de nuestros clientes para que nuestro cliente entregue un producto final de calidad a su consumidor. Puede ponerse en contacto con nosotros al teléfono (55) 2122 0400 en México, al (33) 3125 5159 para Guadalajara y al (81) 8386 6575 para Monterrey.