El asentamiento de las culturas influyó en las técnicas de preservación de alimentos que todavía se utilizan hoy en día dentro de las industrias alimentarias. Por esto, en el siguiente artículo vamos a recordar cuáles son los métodos más antiguos para conservar los alimentos.

 

¿Cómo nace la conservación de alimentos?

 

El uso de la preservación de alimentos data del comienzo de las culturas. Esto comienza porque las antiguas civilizaciones debían aprovechar al máximo las fuentes de la naturaleza para abastecerse, por lo que debían conservar sus alimentos para las inclemencias meteorológicas. De ahí encuentran métodos curiosos y efectivos para la conservación de sus alimentos.

 

Incluso, algunos de los métodos que mencionaremos a continuación, siguen formando parte de familias que se abastecen con sus propios medios. Por ejemplo, los porcicultores aprovechan todo lo que obtienen de los cerdos para alimentarse durante todo un año, por esto las culturas europeas tienen una estrecha relación con los embutidos.

 

Asimismo, muchos de los métodos de conservación que utilizan las industrias alimentarias en la actualidad son mejoras de estas técnicas de preservación de alimentos. Hoy los aditivos químicos favorecen la conservación y la estabilización de los productos alimentarios que se producen en masa.

 

Métodos más antiguos de conservación de alimentos

 

Estas son algunos de los métodos que comenzaron la tradición de la conservación de alimentos:

 

Secado

 

Esta es quizás la forma más antigua de conservar los alimentos. Especialmente en cárnicos, ya que curaban la carne a través de la deshidratación con el sol o el viento. Esta técnica de deshidratación se remonta al Medio Oriente y las culturas orientales que secaban los alimentos al sol calienta desde hace 12,000 años a. C.

 

Algunas de estas culturas que vivían en zonas sin suficiente luz solar o viento, construían «casas quietas» que calentaban con fuego para secar frutas, verduras y hierbas. De este modo, podrían gozar de estos alimentos por un tiempo considerado.

 

Curado

 

Del mismo modo que el secado, el curado es otra forma de deshidratar los alimentos. Las civilizaciones antiguas utilizaban la sal para que los alimentos se secaran. Esta técnica es próxima a las regiones más frías del mundo, por ejemplo, el bacalao de noruega lo secan con esta técnica para que llegue bien conservado a todo el mundo.

 

La ventaja de este método es que no solo conserva el sabor y textura de los mariscos y la carne, también previene el crecimiento de patógenos dañinos que precisan de la humedad para sobrevivir. En general, la humedad acelera la descomposición de cualquier tipo de alimento.

 

Congelación

 

Las culturas que experimentaban temperaturas bajo cero descubrieron la conservación a través de la congelación. Ya que esta temperatura extrema hizo que fuera el método obvio de conservación, del mismo que las culturas con mucho sol aprovecharon el calor para la deshidratación.

 

Estas civilizaciones enterraban la comida bajo la tierra o en la nieve asegurando su conservación durante todo el invierno. Este método derivó en las casas de hielo o neveras para almacenamiento, hasta que en el siglo XIX se inventó la refrigeración artificial, que sin duda debemos a estas culturas.

 

Fermentación

 

La fermentación evita que los alimentos se descompongan mediante el uso de microorganismos para destruir estos patógenos. En cierta medida, este es el sistema conservador para lácteos más antiguos, especialmente para la producción de quesos.

 

Encurtido

 

El encurtido es otra forma de fermentación. Este consiste en la conservación de alimentos en vinagre producido por almidones o azúcares. Se considera que esta técnica nace cuando la comida se colocaba en vino agrio o cerveza para conservarla. El encurtido está asociado a la cultura de la India.

 

La modernización de la conservación de alimentos

 

Después de leer los métodos más antiguos de conservación podemos notar que estos siguen formando parte de nuestro día a día. No obstante, hay técnicas que pueden ser aún más efectivas, ya que permiten que los alimentos pasen largos períodos en el almacén sin descomponerse. Entre estos métodos encontramos los siguientes:

 

Esterilización

 

Esta técnica está comprometida en eliminar por completo la presencia de cualquier microorganismo. La esterilización puede pensarse como una combinación de la deshidratación y el encurtido, pero su éxito dependerá de la hermética del empaque que los contiene.

 

Utilización de conservadores

 

Pensando en que la sal es un conservador, podemos notar que aún seguimos recurriendo a esta técnica, aunque está vez se utilizan sustancias químicas que inhiben el crecimiento de microorganismos.

 

Encuentren las mejores soluciones de la industria alimentaria en APPENMIX

 

Sin duda APPENMIX ofrece las mejores soluciones para la industria alimentaria, desde estabilizantes para productos cárnicos hasta conservantes para bebidas. Contacten con nosotros para más información al teléfono (55) 2122-0400 en México, al (33) 3125-5159 para Guadalajara y al (81) 8386-6575 para Monterrey.